Un pueblo que agoniza y la vida sigue igual (por Arantxa)

Desde que empezó la revuelta en Túnez estoy siguiendo con mucha atención la ¿espontánea? oleada de cambio que sacude el mundo árabe. Tras las rendiciones del mandatario tunecino Ben Ali y del presidente egipcio Hosni Mubarak, ahora nos encontramos con que el sátrapa libio, Muamar El Gadafi, dice querer morir matando. El excéntrico dictador permanece en el país, atrincherado, mientras gran parte del pueblo pide en las calles que abandone el poder. La represión, brutal, se ha cobrado ya centenares de muertos, una tragedia humana que poco importa al coronel Gadafi, empeñado en acallar a los disidentes al precio que sea. Sin respeto a sus vidas.

Aquí la noticia, y no hablo de su alcance en los medios, sino entre la gente de la calle, no parece importar mucho. Hoy me decía una compañera de trabajo “vaya atención le prestas, ni que fueras libanesa”. Error de gentilicio, he pensado. Pues no, no soy ni del Líbano, ni de Libia, el país que nos ocupa. Lo árabe me es completamente ajeno y extraño, por desconocido, pero me fascina. Seguramente porque no les entiendo y están muy alejados de mi día a día. No he pisado nunca un país árabe. No tengo amigos árabes, ni conocidos que profesen la fe islámica. Ni siquiera frecuento restaurantes donde pueda degustar su gastronomía, porque las especias son mal toleradas por mi estómago.
De pequeña he visto mucha entregas de Informe Semanal los sábados por la noche, sin enterarme apenas de nada. Me parecía que el mundo árabe estaba siempre en guerra (léase guerra Irán-Irak o la guerra del Líbano o el conflicto de Palestina). Recuerdo a Jomeini como un señor siniestro que me daba miedo, y mucho. Me parecía que aquellas mujeres con esos trajes largos y oscuros debían pasar un calor insoportable, en aquellos países de paisaje desértico y temperaturas que rozaban cifras criminales. Y si hacía tanto calor, esos niños debían tener una sed inclemente, en lugares donde no se atisbaba vegetación, y por tanto con escasez de agua. Los judíos eran los malos, pero los palestinos tampoco se quedaban atrás. Como niña que era pensaba también que viajar en autobús en cualquier ciudad de Israel era peligroso, porque corrías el riesgo de que un suicida te hiciera estallar por los aires. Nada que pudiera ocurrir en los autobuses rojos de la EMT, en Madrid. Pensamientos infantiles. Gadafi también aparece en mis recuerdos televisivos, enemistado con los Estados Unidos, es decir, con su entonces presidente Ronald Reagan. Un loco extrafalario, decía mi padre. De Gadafi, claro, aunque Reagan no era santo de su devoción.
El loco extravagante años después recobró la cordura, al menos la suficiente para ser recibido con todos los honores en distintos países occidentales. Ahora esos líderes de los países desarrollados hablan de que las ansias de libertad del pueblo libio han de ser escuchadas. Bonitas palabras y mientras, los brazos cruzados ante la matanza de inocentes.
No se que solución hay, en un momento en que el clima parece de guerra civil, pero lo que tengo claro es que espero que el remedio popular no sea peor que la enfermedad de la dictadura. Con otras palabras, el dicho patrio de “otro vendrá que bueno me hará”. Y es que si los destinos del país pasan a ser regidos por grupos extremistas islámicos, me temo que al pueblo libio le queda un camino oscuro por recorrer, y en especial a sus mujeres.

Mientras aquí lo que parece preocupar realmente al ciudadano de a pie es (como decía esta mañana un hombre en el metro) “que nos nos suba mucho la gasolina con estos líos de los moros”. Una frase que resume, con una simpleza de órdago, el conflicto de Libia pasado por el tamiz de la vida doméstica de un ciudadano español, que seguro habla por otros muchos. La vida sigue igual, aquí, en Occidente ¿o no?


7 respuestas a “Un pueblo que agoniza y la vida sigue igual (por Arantxa)

  1. Me sumo a aquellos que querían cambiar el mundo y últimamente bastante tienen con mantener el suyo, el personal, el círculo cercano en orden… Es una pena porque este está siendo un cambio con mayúsculas, una revolución justa y necesaria que muchísimos están pagando con algo más que una subida de gasolina… y poco estamos haciendo por ayudarles los de aquí, los del otro mundo… Pero también hacemos poco por intentar frenar la privatización de la sanidad en nuestro país, por enfrentarnos a crímenes internos, o en menos medida por ayudar al vecino de enfrente si tiene problemas (la mayoría de las ocasiones ni siquiera sabemos quién es el que vive a nuestro lado)… Conclusión: estamos cada vez más metidos en nuestra pequeña burbujita y lo único que nos molesta es todo aquello que nos afecta de modo directo… repito, una pena para todos aquellos que alguna vez quisimos cambiar el mundo y la desilusión y la desgana se hizo con nosotros…

    Me gusta

  2. ¿pero de verdad te extraña?, yo también pensé alguna vez en cambiar el mundo….

    Ultimamente me conformo con poner la basura reciclable en su sitio, pero es que estoy harta de peleas que solo me traen disgustos.

    Me gusta

  3. Mónica, yo tampoco hago nada, sólo devorar lo que sale en la prensa.
    Poco se puede “batallar”, más que firmar algún documento que a saber si llega a buen puerto, agitar un poco las conciencias. Si anónimo nos diera alguna idea…
    Isa, yo sí soy creyente y no les entiendo, en absoluto.
    Y, como dice Chelo, es cierto que nos limitamos a nuestras circunstancias, yo la primera. Muchas veces no manejamos ni nuestro mundo, con lo que el resto parece una inmensidad caótica.

    Me gusta

  4. Este mundo está patas arriba y creo que hemos llegado a un punto en el que es fácil parecer inmunizado de todo, de vueltas de todo… en parte creo que es porque hay una cantidad y calidad de información de la que carecíamos hace no tantos años y en parte porque las circunstancias nos hacen cada vez más egoístas. Además, habrá que sumar al asunto un poco de culpa personal de cada uno, digo yo. Hay cosas que no tienen disculpa, como el comentario del señor que comentas en tu post Arantxa, pero también creo que hay mucho cinismo con respeto a lo que nos importa y a lo que no porque hay tantas cosas chungas en el mundo que la capacidad de sentir pena a veces llega a su punto máximo y te limitas a ti y a tus circunstancias… no es bueno no, así no se cambian las cosas grandes, pero yo cada día pierdo un poco más de confianza en el ser humano (como ente)… y me quedo más con los míos, mi círculo, sus penas, mis preocupaciones… qué triste, yo una vez soñé con cambiar el mundo…

    Me gusta

  5. Pues yo sí que he viajado a países musulmanes (árabes y persas, que no son lo mismo) y aún así me sigue resultando complicadísimo enternder lo islámico. Quizá sea porque no soy creyente.

    En cualquier caso, da igual que sean Libia, Túnez, Egipto, Cuba o Venezuela… al españolito medio lo que le preocupa es que no va a poder circular a más de 110 km/hora o en el peor de los casos, si su equipo ganará el próximo partido…

    Me gusta

  6. Cuanto lamento tener que compartir tu post de la manera en la que lo hago!!! Lo único que nos importa cuando vemos, leemos, o escuchamos noticias de revueltas, guerras, conflictos, es en la subida de nuestros recibos…Y por supuesto me incluyo, porque no hago nada, más que sentir lástima por esa pobre gente!!!!Un beso

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s