Papá (por Isa)

Por si alguno no se ha percatado, pese al contundente título, hoy voy a hablar de mi padre, que es lo que toca. Mi padre ha marcado mi vida. Así de categórico. No se trata sólo de una cuestión de genes, que también, si no de asimilación de caracteres. De crianza y educación coherentes. Una herencia de la que estoy orgullosa… aunque no siempre lo sepa demostrar.
Mi padre es un hombre concienzudo y sagaz. Hecho a sí mismo, como está tan de moda decir ahora. A la edad a la que ahora los chavales aún están sumidos en el suave sueño estudiantil, mi padre tenía un empleo que casi cuarenta años después sigue manteniendo, un negocio propio, la hipoteca de una casa en propiedad, una mujer y un par de hijos, que no tardarían en ser cuatro…
Los recuerdos infantiles de mi padre son los de un currante nato. Empezaba a las 8 de la mañana en una sucursal bancaria, a las 15 tras cerrar y cuadrar caja, se iba a comer rápidamente para irse  al bar que llevaba su nombre a servir cafés y carajillos a los vecinos que echaban sus partiditas de mus. Después venían, las cervezas vespertinas, con sus raciones y tapeos; y más tarde, los copazos de los habituales hasta la hora de echar el cierre. Sólo libraba los lunes por la tarde, que eran una fiesta, claro.
Una gran intuición para descubrir oportunidades de negocio, y su capacidad para no quedarse quieto empezaron a dar fruto y pudo empezar a dedicar tiempo a lo que más le gusta: disfrutar de la vida y de los buenos alimentos en compañía de sus allegados (como el grupo indie ‘Eladio y los seres queridos’ que parece hecho en su honor). Y es que para mi padre, como buen patriarca latino, “la familia” y la buena mesa es lo más importante.

Receloso por naturaleza, siempre alerta a los peligros que puedan surgir, como solo lo están los que han vivido muchas y los que han sabido ver los riesgos en las desventuras de los demás. Y es que pocas actividades te enseñan tanto de la condición humana como regentar una taberna… o gestionar las cuentas corrientes del personal. Supongo que por eso, y por tantas otras experiencias vitales, mi padre es experto en humanidad. Escruta, analiza y diagnostica… Y no se lo digáis a él, pero lo cierto es que rara vez se equivoca.
Sociable como pocos, tiene amigos para repartir. Gente que ha tenido la suerte de cruzarse en su camino y a los que siempre ha sabido aportar algo. Que mi padre, que es capaz de destapar la naturaleza de sus congéneres como si tuviera rayos X en los ojos, siga poniéndole voluntad a entablar nuevas relaciones me ayuda a mantener la fe en el ser humano.
No revelaré el largo listado de cosas que he aprendido de él por no hacer públicas mis mejores cualidades. Y es que son muchos los ámbitos de influencia pese a la pugna constante desde que alcancé la adolescencia por buscar mi propio camino… un camino que estará siempre unido al suyo. Por ventura.
¡Felicidades, papá!


My heart belongs to daddy, Marilyn Monroe


18 respuestas a “Papá (por Isa)

  1. No hay retintín, querido Anónimo. Es ironía que la otra persona comprende perfectamente porque somos amigas desde los 4 años y ambas conocemos bien y apreciamos a nuestros progenitores mutuamente.

    Me gusta

  2. Ese comentario dondd usted dice a esa otra persona que el suyo es el mejor, se lo dice con retintín, pero para ella lo seral suyo. Para mi el mío, desde hace 65 años.

    Me gusta

  3. Qué importante son los padres en la vida de sus hijos, y me atrevería a decir, especialmente si es una hija. Las hijas tenemos siempre una relación muy especial con nuestro progenitor y creo que eso marca de por vida. Muchas felicidades a tu papi y a todos los demás…

    Me gusta

  4. ¡Cómo no le va a gustar! Homenajes así no le hacen a uno todos los días. Muy bonito Isa, es importante decirles estas cosas a nuestros seres queridos, a veces damos por supuestas las cosas y luego se nos quedan en el tintero.

    Un abrazo a ese padrazo tuyo, no me olvidaré nunca de aquella mudanza hace ya ¿15 años? El 99% de los padres no lo hubieran hecho y eso no se me olvida.

    Me gusta

  5. Ayyyy Gracias Diego! me hace mucha ilusión que te haya emocionado. Estoy segura de que serás un padre tan querido como el mío.
    Pues sí que lo ha leído y sé que le ha gustado 🙂
    ¡Otro beso!

    Me gusta

  6. Isa, me ha emocionado esta entrada. Quizá porque tengo la suerte de ser padre, no sé si tan querido como el tuyo (espero que sí…) Ojalá la lea ese hombre tan especial y tan querido que describes en tu texto. Un beso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s