Separaciones conflictivas (Por Ana)

La vida es cuestión de ciclos. Durante una temporada, cuando eres niño, vas a cumpleaños y comuniones, luego pasas a las bodas, parece que todo el mundo se casa a la vez y tienes una cada dos semanas (con suerte). Más tarde llegan los nacimientos (yo estoy metida de lleno en esta etapa, tengo un montón de amigos que acaban de estrenar paternidad o que están a punto)… Y lo peor en que llega la etapa del desamor. Por fortuna, parece que esta es minoritaria, pero algunas separaciones pueden hacer mucho ruido, sobre todo si hay niños de por medio. Últimamente he vivido algunos casos muy cercanos, y la mayoría se han vivido de una forma muy civilizada, pero otras… Así que llevaba tiempo dándole vueltas al asunto de las separaciones, las custodias de los hijos y si, tal y como están ahora mismo planteadas las cosas es como queremos llevar el tema de la igualdad. Quería escribir sobre ello, pero la verdad es que me daba pereza porque sabía que era un tema espinoso que podía levantar muchas ampollas, y, la verdad, no tenía yo ganas de entrar en grandes discusiones… Pero mira tú que el domingo abro El País y en la revista interior me topo con la columna de Elvira Lindo que adjunto a continuación. Y me da el post hecho, oye… que estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dice. Me curo en salud y antes que alguien me lo recuerde y me diga que no soy capaz de ponerme en el lugar de una madre, asumo que yo no tengo hijos, pero tengo opinión y empatía, y sobre todo tengo amigos que lo están pasando francamente mal con este tema, siendo como son unos padrazos (problemas de visitas, mujeres que les sangran, incluso uno de ellos ha pasado un día en el calabozo por unos malos tratos que nunca existieron según un juez, la policía que declaró y todo aquel que le conoce… incluida su propia ex que luego admitió que era una argucia para quedarse con su hija)… También tengo amigas a las que sus parejas han hecho muchísimo daño (engaños, abandonos, etc.) y aún así mantienen el mínimo de relación necesaria para que sus hijos convivan y disfruten de sus dos padres, separando los problemas entre ambos del mundo de sus niños. Es decir, no hay buenos ni malos, cada caso es un mundo, y habría que estudiarlo con mucho cuidado ya que estamos hablando de vidas que pueden romperse, sentimientos muy frágiles ya que tocan lo más íntimo, que es la relación con un hijo, la pérdida de años de relación con ese menor en muchos casos por problemas legales entre sus padres… Por supuesto, los hombres que no pagan la pensión a sus hijos, que no respetan el régimen de visitas, etc., son harina de otro costal y como tal habría que tratarlos y condenarlos, pero no podemos criminalizar ni acusar a todos los hombres por la actitud de aquellos que lo hacen peor que mal. De eso es de lo que trata esta columna: los padres tienen los mismos derechos que las madres respecto a sus hijos y si queremos igualdad real, tenemos que establecerla hacia ambos lado. Las mujeres no deberíamos consentir ni utilizar la situación de separadas para sacar beneficio, y mucho menos utilizando a nuestros hijos como moneda de cambio. Poco tengo que añadir, Elvira Lindo ha expresado claramente lo que pienso sobre el tema y lo ha hecho muchísimo mejor de lo que podría haberlo hecho yo, que para eso es una gran escritora, así que si os apetece, os animo a leerlo…

12 respuestas a “Separaciones conflictivas (Por Ana)

  1. Este tema es una muestra más de que aun queda un largo camino para conseguir la igualdad, y yo dudo que se consiga nunca. La custodia se concede por defecto a las mujeres, porque se sigue considerando que los hijos son responsabilidad de la madre, aunque luego existan multitud de casos en los que, afortunadamente, la responsabilidad de los hijos es totalmente compartida.

    Me gusta

  2. Gracias a todos una vez más por escribir y compartir vuestra opinión.
    Marísol: estoy convencida que si ahora piensas así, cuando vengan mal dadas (ójala que nunca) te comportarás de la mejor manera que puedas dependiendo de la situación, porque al final siempre se trata de la calidad de las personas.

    Moni: Me alegro que te haya gustado, gracias… y enhorabuena por lo que has conseguido, que realmente me parece complicadísimo, pero mira, tú eres un ejemplo de que con buena voluntad se puede conseguir.

    María: Yo tampoco, yo tampoco… pero haberlas haylas…

    Treintañera con hijo: pues sí, supongo que en determinadas situaciones puede salir lo peor de cada persona, pero me reitero en que la calidad humana tiene mucho que ver en el tema…

    Chelo: La verdad habla por tu boca… has hecho un resumen estupendo de lo que yo quería decir…

    Isa: Y tú has rematado el asunto… cada caso es un mundo y al final hay que estudiar cada situación por separado para ser justos… y eso es lo que me parece a mí que en muchas ocasiones hoy por hoy está fallando, la justicia otorga a la madre sistemáticamente unos beneficios en contra del padre, y eso es lo que hay que hacerse mirar en esta sociedad nuestra…

    Arantxa: Así es, tal y como lo expresas, y volvemos a tema de cómo es cada persona y como lo refleja en estos temas tan complicados…

    Daniel: No sabes como te entiendo con el tema del perro, ya sé que puede parecer pijo y absurdo, pero el amor por un perro es algo muy importante y que te separen de él te puede dejar fatal… En cuanto a ser equitativos es lo que he intentado reivindicar en este post, igualdad para ambos sexos en estos casos, como muy bien dices, no por ser hombre se es siempre y sistemáticamente el “villano de la historia”… a veces es que ni siquiera existe esa figura en una rotura, a veces sí y entonces el varón merece lo peor… y a veces la mujer debería comportarse de otra manera…

    Y para todos: que la vida nos de lo mejor y nunca tengamos que vernos enfrentados a este tipo de problemas… y si nos vemos, que sea de la mejor forma posible…

    Me gusta

  3. Tema complicado, sí.

    Las separaciones siempre son difíciles, y si hay hijos de por medio más. Mi pareja y yo rompimos hace poco y la cosa no acabó muy bien, por suerte aún no teníamos hijos; hijos de “carne”, quiero decir, porque tenemos una perra en común a la que quiero como si fuera mi hija y, de momento, llevo un mes sin verla… que sé que suena a chorrada pero el que tenga perro sabrá de lo que le hablo.

    Me gusta, por cierto, que toques el tema en ambos bandos y comentes de amigas y amigos porque, por norma general, los hombres llevamos las de perder quedando como “el villano de la historia” y, sí, yo también conozco a un par de tíos que han sufrido algún tipo de maltrato por parte de su pareja.

    Un besote.

    Me gusta

  4. Es un asunto tan delicado como impresentables son las que presentan falsas denuncias (flaco favor les hacen a sus hijos y a ellas mismas) e impresentables son los que teniendo un salario que supera el de su ex con creces tratan de rebajar al máximo una pensión que es para los niños, no para la madre de las criaturas. Todos son comportamientos execrables y que me asquean profundamente.

    Me gusta

  5. El tema es muy complejo. No estamos hablando del incumplimiento de un contrato laboral o de un despido. Una ruptura familiar viene determinada principalmente por motivos sentimentales. Y ya se sabe lo mal que combinan el sentido práctico y el romántico…

    Es muy fácil coincidir en que lo ideal y lo civilizado es un reparto equitativo de bienes y criaturas en común, procurando que éstas salgan lo menos perjudicads posible. Lo difícil es conseguirlo una vez que te ves inmerso en ello.

    Voy a recurrir a un lugar común, pero así es la sabiduría popular: cada caso es un mundo, o lo que es lo mismo, habrá que juzgar cada situación por separado.

    Me gusta

  6. Si queremos igualdad, hay que ser coherente. Yo entiendo que hace años, cuando la mujer estaba poco incorporada la mercado laboral, la norma fuera que se quedara con los niños y la casa, ella no tenía medios para mantenerse porque había renunciado a una carrera laboral por ocuparse de la familia y además, era quien pasaba la mayor parte del tiempo con los niños, parece lógico que en caso de separación no tuviera que irse debajo de un puente. Pero las cosas han cambiado y los jueces deberían amoldarse a ese cambio (esto, generalizando, habría casos en que no, claro está). Hoy en día yo no entiendo el porqué del “paquete” casa-niños en los casos en que los dos tienen ingresos, no hay hombre ni mujer que soporte pagar parte de la hipoteca donde no vive, la pensión y un apartamento para vivir… Evidentemente, hay todo tipo de situaciones, excepciones y demás y seguramente en muchos casos la madre merezca eso y más y seguramente en muchos otros sea el hombre el que lo merezca.
    Para mi la cuestión principal es la que comenta Elvira Lindo en su artículo, el reparto debería hacerse a expensas del sexo. Si en un caso de separación la mujer tiene más ingresos que el hombre y pasa menos tiempo en casa ¿en qué cabeza cabe que se quede con la casa, los niños ya demás el padre le pase una pensión? El caso inverso, hoy por hoy, es el más común y me gustaría pensar que es por parámetros objetivos y justos por los que se rigen los jueces y no por cuestiones de género, pero la verdad es que no tengo datos para asegurarlo ni desmentirlo…

    Me gusta

  7. Es un tema espinoso. Creo que si me separara intentaria ser lo más civilizada posible por el bien de mi hijo que no tiene la culpa que sus padres ya no quieran estar juntos. Pero claro, luego habría que verse en la situación porque todos somos muy buenos hasta que se demuestra lo contrario.

    Me gusta

  8. Particularmente de acuerdo respecto a lo indigno que es el comportamiento de esas “mujeres sangrantes”, con las que creo que no me identificaré en la vida.

    Me gusta

  9. El artículo es una clara exposición de la situación de muchos hombres en nuestro país. Como ya sabréis, estoy divorciada desde hace casi diez años, fue algo civilizado, y mis peques, de corta edad por aquel entonces, y adolescente y pre-adolescente a día de hoy, tienen una relación “buena” con su papi, la custodia es mia, con visitas cada 15 días y van a dormir los Miércoles, para verse. Los dos hemos cedido en muchos temas, por y para el bien de los peques, y creo, sin temor a confundirme, que el amor que un día nos unió, es respeto a día de hoy( aunque a veces lo odie a muerte….)
    Ana, me ha gustado mucho tu post de hoy !!!! Un beso

    Me gusta

  10. Si que es un tema dificil, si. Yo tengo la fe en que se mantengan mis principios al respecto en el caso de que mi relación fracase…pero eso es cuando va sobre ruedas….espero no tener que comprobarlo y si, que dios no quiera, tengo que vivirlo en mis carnes, poder dejar al margen al niño lo máximo posible.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s