Siesta otoñal (por Isa)

Se despertó de la siesta con un punzante dolor en las sienes. Nunca le habían sentado especialmente bien las cabezaditas vespertinas. De niño, se revolvía como gato panza arriba cuando intentaban obligarle a dormir… y era la pesadilla de su abuela que quedaba encargada de vigilarle a él y a sus primos, mientras los adultos de la casa familiar disfrazaban de siesta ese ratito de cama sin menores. Ni siquiera la adolescencia y su perenne agotamiento hormonal habían conseguido asentarle una costumbre española tan arraigada socialmente.

Con el paso de los años había sucumbido alguna vez vencido por el cansancio. De joven y en verano, en la playa, con la cercanía del mar era distinto. Esos sueños sabían a sal y a arena y albergaban la promesa de una noche fresca y ociosa al aire libre. Diversión nocturna estival, para la que iba de perlas tener el cuerpo descansado. Pero ya no era verano. Comenzaba noviembre, con su aura triste y gris, el noviembre de las ramas peladas y el olor a castañas asadas. Un mes que se abre recordando a los muertos no puede augurar nada bueno más que resfriados tempranos por no saber desempolvar a tiempo las bufandas.

Lo peor de ese otoño, que se había ido haciendo dueño de su vida sin apenas darse cuenta, es que ya ni si quiera podía mantenerse firme en su obstinación anti-siesta. Le había vuelto a pasar. Había caído de nuevo. Y aunque eran solo las seis de la tarde, abrir los ojos y descubrir que la penumbra se había adentrado en la habitación pese a los grandes ventanales, le aturdía aún más. Le dejaba un regusto amargo en el paladar, la constancia de saber que había desperdiciado en sueños los escasos minutos de luz que aún conseguía escatimarle a noviembre.


12 respuestas a “Siesta otoñal (por Isa)

  1. ¡¡¡Viva Noviembre!!!
    “Revoluciones pendientes se han dado cita en noviembre”
    ¡¡¡Viva el Otoño!!!
    “Llueve,
    detrás de los cristales, llueve y llueve
    sobre los chopos medio deshojados,
    sobre los pardos tejados,
    sobre los campos, llueve..”

    Me gusta

  2. A la mayor parte de la gente que conozco le encantan las siestas… y a un porcentaje bastante alto, el otoño.

    Noviembre es un mes especial para mí. Por eso, le exijo siempre más que a otros y quizá también por eso siempre acaba decepcionándome. Le roba tiempo al día para dárselo a la noche, y es una noche fría y oscura, de la que no se puede sacar mucho.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s