No sin mi rimmel (por Isa)

‘Modernas’, María Picasso

Vivir en un barrio que es el paradigma de la modernidad mola, no os voy a engañar. Eso de salir a la calle y ver gente a la última, con colores de pelo imposible y modelitos de lo más sofisticados es un aliciente para no quedarse en casa. Y ya lo de compartir el parque infantil con los famosetes a los que sigues en el Twitter y ver como twittean el momento in situ es el summun de la conjunción de tus dos almas más petardas: la digital y la analógica.

Pero -¿por qué siempre tiene que haber un pero?- no es oro todo lo que reluce… Y es que esos mismos motivos que te incitan a bajar a mezclarte con los #+qmodernoscontemporáneos te ponen el freno… Porque aquí no vale bajar la basura de cualquier manera… No, maja, no. Hay que saber estar. Ni muy arreglada, ni muy desaliñada. Con el toque justo de guapura casual, como estas actrices de serie americana que se levantan por la mañana peinadas y con sonrisa de recienfollás.

Es mucho el nivel que se exige en este barrio de pedorras con vestidito de tirantes vaporoso y botarrancas de recio invierno. Todas ideales con sus flequillos de moda, sus complementos vintage y su rouge intenso e intacto en la boca… Esto del pintalabios rojo perenne es algo que me impacta… No se les quita, oyes, y a mí no me dura ni cuarto de hora. Pero es que claro, a mí según me ponen la caña con la tapita de queso y anchoas me lanzo sin contemplaciones y aquí, mis vecinas ni se acercan a nada que no sea hortaliza ecológica. Así pasa, que en mi barrio la crisis del pepino no se ha notado… le dan todos los usos posibles 🙂

Y es que la modernidad exige cuidar la línea y el medioambiente al mismo tiempo… por eso, además de las tiendas gourmet orgánico hay mucho ‘gimnasio’ para contrarrestar la proliferación de pizzerías, creperies y hamburgueserías tentadoras.

Barbie aerobic

Esto del deporte no es de ahora, llevo toda la vida yendo a un polideportivo en un barrio más modesto y menos chic, con mi camiseta vieja y mis mallas del Carrefour… pero es que en esta zona gimnasios normales no hay, solo hay salas de entrenamiento, talleres de yoga, aulas de Pilates o  escuelas de Aikido… 

Y a estos sitios se va con el pantaloncito a juego con la cinta del pelo, como la Barbie aerobic y teniendo mucho cuidado de no sudar en exceso, no se te vaya a correr el rimmel. 

Hay que reducir la celulitis, pero sin que se note que la tienes, hay que conseguir el vientre plano pero sin perder la dignidad con los abdominales… hay que tomar el famoso bífidus pero sin confesar jamás que cagas.

Viva la modernidad.




15 respuestas a “No sin mi rimmel (por Isa)

  1. jajajaja Ya te digo Lulu… la gente pierde la sesera por una chorrás que ni te cuento.

    La moda 'vintage' consiste en revisar la ropa, muebles y demás enseres del ajuar de tu madre y tu abuela, ponerte lo más friki que encuentres y venirte a mi barrio a hacer el indio 😛

    jajajaja Ana, en parte tienes razón, pero yo es que ideológicamente con los de tu barrio echo chispas… prefiero a los modernillos progres que en el fondo son más desinhibidos 😛

    Me gusta

  2. Es un tema que pienso mucho desde que vivo el barrio más pijo de mi ciudad… aquí es otro tipo de tontería, de marcas carísimas, rostros llenos de botox, tetas que no corresponden con cuerpos escuálidos esculpidos en el mejor cirujano plástico… pero casi que la fauna de aquí me parece más auténtica, no va de nada, ellos son pijos y lo reconocen sin reparos, tienen su rollo de clase alta y no les duele prendas admitirlo… creo que definitivamente me cargan mucho más los modernillos que tienen la misma fijación por la imagen que los de aquí, pero como son intelectuales, lo suyo es “cásual”… En fin, que tú sigue siendo como eres, que es lo que mola de verdad…

    Me gusta

  3. Si no soy más esclava de las tendencias es por una cuestión de bolsillo. Dicho esto, aclaro que algunas son incrompensibles para mi. El vestidito de tirantes es la antítesis de las botas de piel, y las sandalias de tacón con calcetines son una combinación imposible.
    A propósito de lo que comentas de que en Malasaña no se puede bajar a hacer la compra de cualquier forma, eso pasa en las ciudades pijas de provincias. En mi amada Vetusta no se puede pasear por el parque San Francisco de San Francisco de cualquier forma. Esto dicho por carbayonas de pro.
    Lo del culto a todo lo que vaya en sintonía con el respeto al medio ambiente bien vale otro post.
    Me ha divertido mucho!

    Me gusta

  4. Es que Malasaña es mucho Malasaña… en mi barrio, a dos pasos de este entorno tan trendy, también se llevan los complementos, aunque de otro tipo: el bastón inglés, el carro de la compra ROLSER, la redecilla pelo -de ganchillo-… en fin, otro rollo 🙂

    Me gusta

  5. 🙂

    Florci, bienvenida y gracias por tu comentario… me alegro de que te hayas divertido. jejeje hay un pijismo generalizado acojonante, a pesar de la crisis y el paro…

    You know exactly what I mean, Grooveman… Gorro de lana a 30º??

    Tía, Gates, cuanto tiempo sin leerte!!!!
    lo del chandalismo de ofertix y el entrenador personal es todo un reto! 🙂

    Gracias por tu comentario, Kira, qué sería de nosotras sin esos momentos de redención pijil?

    Me gusta

  6. jajaja que bueno me enacanta es total la descripción del pijo-grounch-trendy-cool que por lo menos en los gimnasios pijos de por aquí(sanchinarro.las tablas) no sólo van hiper ideales al gimnasio súper conjuntadas ellas, es que además NO SUDAN!! joder y tú ahi con tu chandalismo de ofertix intentando que el entrenador personal te deje vivir e intentando mimetizarte con la bici estática para pasar desapercibida !arriba los polideportivos de barrio!

    Me gusta

  7. es cierto, ahora ya no hay 'aerobi' ni nada, solo clases de yoga, de capoeira¿¿?? de pilates….mil cosas que a mi se me escapan del entendimiento.
    La sociedad se ha vuelto pija, y ya no es solo en las ciudades donde se hace esto, en el mismo pueblo donde vivo hay estas cosas, y gente que va como si todos los dias recogieran un óscar a las mejor vestidas.

    Yo no recuerdo haberme comprado nunca un traje de deporte como el que lleva mucha gente, si acaso alguna camiseta promocionando alguna marca de bebida y las mallas de siempre, sean de alcampo, del carrefour o de donde sea, sin tanto glamour…

    ¿dónde se ha quedado la forma sencilla de hacer las cosas? ahora hasta para correr la gente se pone un ipod…en fin.

    un saludo, me voy a leer el post de organizar los armarios, seguro que me echo unas risas como con este…jajajjaja

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s