Aeropuertos, sobornos y Góspel (por Chelo)

Nunca hasta ahora me habían sobornado en un aeropuerto, había oído hablar de ello, cual leyenda urbana, pero no me había tocado a mí.
Sábado 14 de abril. 9am. Facturando en Delta:
Hola, mi nombre es Lucía y estamos buscando voluntarios porque el vuelo lleva sobre venta. Estamos ofreciendo volar mañana domingo en el mismo horario y 1000$ para gastar en vuelos de la Star Alliance (Delta, KLM, Air France, Air Europa…)
Bien. Respiremos hondo. Esto te puede pasar en muchas circunstancias. Las mías eran: tenía que estar el lunes a las 9am en mi oficina de Atlanta. Cuando vas de Madrid a Atlanta ganas 6 horas, es decir, la diferencia horaria te regala un cuarto de día. Sales a las 11am, por ejemplo, y llegas después de comer del mismo día a Atlanta. Estaba volando un sábado, porque el billete costaba (literalmente) la mitad que volar el domingo.
Conclusión: me ofrecían 1000$ y un día más con mi familia, así por la cara. Tras valorar algunos pros y contras, mi amiga, compañera de trabajo y en este caso también de viaje y yo decidimos que sí, que nos apuntábamos, que aceptábamos el soborno.
Esto funciona así: te lo ofrecen y si lo aceptas, vas de voluntario y cuando ya ha embarcado todo el mundo entonces te confirman si necesitan tu plaza. Es decir, facturas la maleta, sacas la tarjeta de embarque y hasta último momento no sabes si vuelas o no. Estaba hecho, nos habían dicho que les faltaban 6 plazas y sólo tenían 3 voluntarios.
En ese espacio  de tiempo entre la conversación que os he contado con la amable Lucía y el momento de embarcar, mi compañera y yo hicimos planes. Con 1000$ sólo para vuelos se puede planificar un buen viaje y eso hicimos… pero no pudo ser, al final,  no sabemos cuál fue la causa pero no hicieron falta los voluntarios (suponemos que hubo algún pasajero que no se presentó y algún otro con problemas de documentación que no pudo volar y no tuvieron que tirar de voluntarios). Una pena. Una gran pena.

Después de todo, mereció la pena volar el sábado (lo del los 1000$ ya es más discutible) y ayer domingo tuvimos la oportunidad de asistir a una misa en la iglesia baptista de Ebenezer. A unos pasos de donde está enterrado Martin Luther King, Jr y su mujer Coretta. Fue toda una experiencia ver a los feligreses con sus mejores galas, con un sentimiento de comunidad que no he visto en ninguna otra Iglesia de las que he estado. Donde prima el nosotros frente al yo o al Él.

Me encantó la música, cómo cantan, cómo viven y sienten las letras, Góspel negro muy bien cantado y sentido, respirando espiritualidad por cada poro. Y me llamó profundamente la atención que durante toda la ceremonia hubo traducción simultánea para sordos, incluso cuando la música sonaba sin letra, emocionante y absolutamente fascinante. Toda una experiencia que recomiendo a todo el que pase un domingo en Atlanta. Merece mucho la pena. Es un espectáculo brutal. Como visitante ajeno a la comunidad en ningún momento te sientes observado ni mal mirado, predicar con el ejemplo se llama. Un gran ejemplo.


6 respuestas a “Aeropuertos, sobornos y Góspel (por Chelo)

  1. NO siempre ofrecen la misma pasta Isa, depende de como de sobre vendido esté el vuelo, creo que si la oferta te ha hacen en la puerta de embarque en vez de facturando, entonces ya es escandaloso lo que te ofrecen…
    Me acordé mcuho de ti de cuanto volviste de tu viaje y me contaste lo de la misa Gospel en Harlem y cuanto os había gustado 🙂

    Me gusta

  2. Arantxa, a mi me lo habían comentado compañeros de trabajo, tampoco me había pasado nunca, cuestión de probabilidades supongo.
    Yo no me sentí muy hermanada, la verdad, lo vi más como un espectáculo, pero quien sabe, depende de cada cual

    Me gusta

  3. lo de los 'tratos' por overbooking es algo poco habitual pero efectivamente ocurre… a mí me paso algo parecido a la vuelta de India, pero no lo cogí porque tenía que llegar a un tema de trabajo (si llego a saber como me lo iban a pagar trinco la pasta y me quedo un día extra Ggrrrr)…

    Respecto a las misas de Gospel, es como describe perfectamente Chelo, una de las experiencias más espirituales que se pueden vivir. Yo estuve en una en Harlem hace ya 12 años y pasé hasta miedo, no os digo más… Este verano espero repetir 😉

    Me gusta

  4. Tampoco yo he sido sobornada en un aeropuerto, será que vuelo poco. Y nunca lo había oído mencionar.
    En cuanto a la misa góspel, si algún día voy a NYC me encantaría asistir a una y disfrutar de ese hermanamiento.

    Me gusta

  5. A mí en los aeropuertos solo me han ocurrido desgracias, pero esto de que alguien me soborne y encima me venga bien no me ha pasado en la vida… estaré atenta para la próxima…

    Siempre he querido ir a una misa Góspel, tiene que ser toda una experiencia. Disfrutad del viaje lo que podáis y nos contáis a la vuelta…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s