Nuestro lugar en el mundo (por Ana)

Interior salón/día. Tras los cristales, la lluvia cae intensamente, con fuerza. No hay nadie sobre el cómodo sofá, la estancia está completamente vacía.
VOZ DE MUJER EN OFF
Madre mía, la que está cayendo. Y yo sin parar en todo el día…
VOZ DE HOMBRE EN OFF
No me cuentes, anda, que desde que me he levantado no he tenido ni un momento para mí…
VOZ DE MUJER EN OFF
Ya, pero tú no tienes a una jefa hija puta que te respira continuamente en el cogote y tiene un látigo porque piensa que es Cleopatra y que seguimos en la época de la esclavitud.
Se oyen movimientos cotidianos, un grifo que corre, pasos, ruido de un vaso al chocar con otro cuando es retirado del armario…
Las voces, a partir de este momento, comienzan a sonar un poco más irritadas, más subidas de tono
VOZ DE HOMBRE EN OFF
Ay, pobrecita, se me olvidaba que tú siempre estás la primera en el ranking de sufrimiento… y que los demás vivimos en un mundo de luz y color… Pues yo también tengo lo mío…
VOZ DE MUJER EN OFF
¿Qué estás queriendo decir, que no te escucho? Pero si normalmente solo hablas tú, eres incapaz de escuchar lo que digo
VOZ DE HOMBRE EN OFF
Ya salió el temita… vamos, que soy un egoísta…
VOZ DE MUJER EN OFF
Pues mira, eres tú el que lo dices…
Las voces se van apagando mientras nos vamos a negro
VOZ DE HOMBRE EN OFF
Estoy un poco hasta ahí mismo de que te quejes tanto de tu trabajo, pues haz algo para cambiar…
VOZ DE MUJER EN OFF
Mira tú el listo, como si fuera tan fácil… como el señor tiene su propio despacho no tiene que aguantar a nadie…
VOZ DE HOMBRE EN OFF
Eso piensas tú… una sola de las decisiones que tengo que tomar vale por un día de tu trabajo…
Tras los cristales sigue lloviendo sin parar. Sobre el sofá ella está tensa, enfadada. Sobre la mesa una taza de té humeante. En el sillón frente a la televisión, él mira hacia la ventana con una taza de café entre sus manos, cara de hastío y agotamiento…
En un movimiento que parece sincronizado, ambos beben de sus tazas. Ella se pone sobre las piernas una cálida mantita y él echa la cabeza hacia atrás, reposándola sobre el respaldo. Suspira y vuelve a beber… Coge el mando de la televisión y la mira. Ella le responde la mirada con una media sonrisa mientras se acomoda en el sofá, estira las piernas y también lanza un suspiro de alivio, tranquilidad, un gesto de estar en paz con la vida.
Él enciende la televisión y el dvd y en la pantalla vemos la cabecera y el título de una serie.
Los dos se miran, se sonríen y se lanzan un beso… Por hoy no habrá más batallas, solo los dos juntos, viendo su serie, tomando algo caliente y queriéndose como se quieren, aunque a veces se les olvide debido a esta vida loca que llevamos, a esta carrera que no nos lleva a ningún sitio… Pero dejémosles, ahora es su momento, tienen toda la tarde y toda la noche para dedicarse a lo que realmente importa, ellos mismos… Hasta que mañana vuelva a sonar el temido despertador…


14 respuestas a “Nuestro lugar en el mundo (por Ana)

  1. Suele pasar eso de tomarla con el que tenemos más cerca y menos se merece nuestra rabia hacia el mundo. Además me parece que cuanta más relación y confianza hay, es cuando agudizamos este instinto. Algo dentro de nosotros -inconscientemente, claro – nos dice que puedes desahogarte con esa persona porque luego todo volverá a la normalidad. Es injusto, sí, mucho, pero es la vida.

    Me gusta

  2. Es que lo había entendido de otra forma. Pero te aseguro que hoy por hoy si lo pagara con quien tengo al lado, sería una desagradecida y no tendría perdón de Dios. Ayer mismo me dieron una mala noticia y si no es por él no me tengo en pie.

    Me gusta

  3. Arantxa, que estos se quieren mucho, que no es amargura ni rutina de pareja, es que la vida a veces nos lleva al límite y nos enfadamos con el que menos culpa tiene, habitualmente con el que tenemos al lado… Pero si paramos, respiramos, y nos tomamos un café, todo vuelve a su ser…

    Me gusta

  4. Ana, creo que el post está muy bien escrito pero no me siento identificada y me alegro.
    Percibo a esta pareja como un hombre y una mujer algo comidos por la rutina, amargados por las cuitas diarias. Cada uno de sus problemas es más importante que los del otro. Los posos de amargura e ironía en sus comentarios son evidentes
    Será inevitable con el paso de los años y eso no quita que se quieran, pero no lo vivo así y estoy encantada.

    Me gusta

  5. ¡Qué identificada me he sentido con esta escena que describes, Ana! Es la pura esencia de la cotidianidad de la vida en pareja… y estoy completamente de acuerdo con Mi Alter Ego… o como decía la mítica canción de Luis Aguilé, la de “Es una lata el trabajar” -muy de lunes, por otra parte-: la vida pasa felizmente si hay amor:-)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s