Cosas (absurdas) que me pasan (por Ana)

Fotografía extraída de la página MiniaturasJM

Tenía una compañera de trabajo muy graciosa, de estas que son graciosas de verdad, que digan lo que digan te partes de risa, no porque lo intente o esté todo el día contando chistes, que cada dos por tres se quedaba como en las nubes y a continuación preguntaba: “¿A vosotras no os pasa…?” y lo que le pasaba podían ser millones de cosas a cual más disparatada. Por ejemplo, decía que cuando oía cierta música no podía evitar imaginarse dentro de un videoclip, corriendo por un pradera llena de margaritas con el pelo flotando debido a la brisa, retozando entre la hierba verde… en fin, cualquier postura típica que os podáis imaginar de videoclip de los ochenta-noventa (porque los de ahora no tienen nada de ver, entre tecnología, efectos especiales y sexo explícito, lo de las florecillas y correr a cámara lenta se ha quedado desfasado completamente)

Este es solo un ejemplo, pero se le ocurrían millones de situaciones y realmente le preocupaba que solo le pasasen a ella esas cosas (tengo que reconocer que yo en ocasiones también me visualicé en un videoclip pero no me atreví a confesarlo, era más fácil decirle que estaba loca, ja,ja,ja)

Pues bien, esta mañana me he sorprendido a mí misma preguntándome lo mismo, ¿habrá más gente a la que le ocurran estas cosas? Así que he pensado, ya que me toca escribir un post, pues lo voy a preguntar directamente:

¿A VOSOTROS TAMBIÉN OS PASA…

1. Levantaros un día con unas ganas enorme de compraros algo? Lo que sea, da igual, ropa, comida, una colonia, un cosmético… lo que sea, la cuestión es que desde que te levantas tienes un come-come en el estómago, como un malestar que tú sabes que sólo se va a arreglar en el momento que saques la tarjeta de crédito a pasear… Y no necesitas gastarte grandes cantidades, que va, solo comprar algo para ti… A mí me ha pasado hoy, he salido a hacer un recado (¡¡¡que expresión más horrible, por favor!!!) y he notado el bichito del consumismo recorriendo mi cuerpo… así que ni corta ni perezosa, he entrado en la primera tienda que tenía a mano, una de menaje de hogar ultramoderno, fashion y, por supuesto, carísimo… Menos mal que aparte del ansia de hacerme con objetos, mi mente analítica y ahorradora (todavía y, por dios, que dure mucho tiempo) es capaz de sobreponerse y hacer que no te lleves la tienda entera… al final solo he cogido un exprimidor de limón (supermono, de silicona), unos moldes para galletas (como retro, geniales) y un tapón para el vino… ¿Me hacía falta algo de esto? Noooo… es que en mi casa ya casi ni se toma vino… Pero era lo más barato y lo más pequeño… así que he visto satisfecha mi necesidad sin dejarme en la ruina…

2. Estar un día tan felices que todo os resbala? Este estado para mí es incomprensible, cuando me pasa de verdad que alucino. Ese día que te levantas tarareando, como si estuvieras en la Casa de la Pradera (madre mía, los lectores jóvenes ni siquiera sabrán de qué serie hablo) y con la sonrisa en la boca. Que te viene una factura enorme de luz, tú continúas en tu mundo rosa y ni la miras (eso sí, al día siguiente, sin el chute de felicidad, te acordarás de la madre de Iberdrola) que hay un huracán, tú te metes debajo de una mesa y sigues tarareando la última canción de moda, que te deja tu marido… Bueno, supongo que hay situaciones en las que la alegría se esfuma de repente, no seamos exagerados…

3. Lo mismo pero al revés, que os levantáis de un humor de perros y ya no hay quien remonte el día? Pues eso, todas las situaciones del punto anterior pero al revés, si te regalan flores piensas que vaya gasto innecesario para que luego se mueran, si una amiga te dice que está embarazada, recibís la noticia como si fuera a tener un alien, pegas gritos a tu pareja, a tus hijos, a tu perro… Bueno, si realmente os pasa, ya sabéis de qué os hablo…

4. Que si tenéis la escoba o la fregona en la mano y suena una canción que os encanta (y no estáis en un día del punto 3) lo utilizáis como micrófono y vais por toda la casa cantando a voz en grito? Yo cantó como el culo, pero vamos, mal mal mal… pero no puedo evitar sentirme como en Operación Triunfo o La Voz cuando me pasa esto, soy una super star… Creo que es equivalente de mi amiga y su videoclip…

5. Miraros a veces al espejo y pensar lo buenísima/os que estáis? A mí, la mayoría de las veces me pasa lo contrario, me miro y pienso en todo lo que está mal, veo la celulitis, la tripa, el pecho que empieza a caer… Pero los pocos días que me pasa el verme genial es una gozada, yo hago hasta posturitas y tiro besos a mi imagen reflejada… Me pregunto cómo puede ser que los hombres no me acosen, la conclusión a la que llego es que deben ser tímidos, les debe asustar tanta perfección (ja,ja,ja, ya lo sé estoy fatal)

Bueno, estas son algunas de las cosas absurdas que me pasan y no sé si se deben a mi débil equilibrio mental o hay más personas (en su sano juicio) a las que también les pasa… Prometo continuar con otro post porque se me han quedado un montón en el tintero, pero mientras, podéis ir contestando a mis preguntas e incluso añadir vosotras las que os corroen por dentro…


14 respuestas a “Cosas (absurdas) que me pasan (por Ana)

  1. Veo que estamos todas más o menos igual de bien o de mal de la cabeza, ja,ja,ja… Yo tampoco me miro mucho en el espejo, los días que no son de “que buena estoy” intento evitarlo por todos los medios, pero mira, para un día que me da por verme estupenda, pues me recreo…
    Muchas gracias por comentar y un beso…

    Me gusta

  2. Lo de la fregona se puede sustituir por cualquier artilugio, la cuestión es sentirte una estrella del pop, ja,ja,ja…
    Qué suerte la tuya, lo de no ser muy de cabreos, yo me paso la vida controlándolos, aunque la verdad es que con el paso de los años he dominado tanto la técnica de control que ya casi ni se me nota…
    Un besito…

    Me gusta

  3. ¡Qué suerte la tuya con lo del mal humor, maja! Yo he puesto lo de la fregona, pero me vale igual un cepillo de pelo, el móvil, la espumadera, el botón de detergente… Yo es que soy muy cantarina, para desgracia de los que me rodean, que soportan como pueden mis aullidos… Un beso y gracias por comentar…

    Me gusta

  4. Estoy contigo, yo también monto numeritos en el ascensor, ya verás el día que nos pillen, lo vamos a flipar, ja,ja,ja…
    En cuanto a lo del día amargado, como le decía a Ciudadana, es difícilisimo tal y como están las cosas últimamente, no levantarse con mal humor, pero nosotras, que somos guays, lo seguiremos intentando…
    Un besito…

    Me gusta

  5. Lo del malhumor es cierto que cada día me pasa a mí más también… es que entre unas cosas y otras no ponen fácil lo de ser feliz, aunque nosotras seguiremos intentándolo, por supuesto 😉
    Lo de la voz en off también me ha ocurrido a veces, y qué pesada que es…
    Muchas gracias por comentar y un besazo…

    Me gusta

  6. Amiga, siento decirte que sí, que estás como un cencerro, ja,ja,ja… pero eso es genial y por eso te quiero, porque somos dos locas estupendas…

    Yo lo de bailar no tanto, pero lo de cantar (como verás iba para estrella de la canción, pero me quedé en estrellada) sí que a veces se me va y muevo los labios e incluso canto bajito, pero los que me ven deben pensar que soy lo peor… pero, ¿y lo que yo me divierto?

    Me gusta

  7. Me pasan todas tal cual las describes, la primera suelen ser donuts para desayunar, o un vestido que le he visto a no se quien, y hasta que no me hago con ellos no acallo a la vocecita insidiosa de mi interior.
    La 2 y 3 como buena inestable emocionalmente es tal cual así, la 5 bueno desde que fui madre más bien me veo en el espejo pero no me miro porque saldría un poco corriendo con cosas que después de adelgazar se quedaron y poco “colgadas” ajajaja, pero si hay día que me veo el pelo estupendo y la cara brillante de felicidad y me veo guapa.
    Un beso de ratón

    Me gusta

  8. El 2 y el 3 no suelen ir conmigo, me levanto tibia, será la pereza, pero no suelo desbordar energía nada más salir de la cama, ni positiva ni negativa. En todo caso, más que con humor de perros, puedo levantarme tristona. No soy muy de cabreos.

    Y la 4 desde luego que no, el palo de la fregona no lo utilizo como micro desde pequeña, ni el de barrer. Será que me recuerdan a las tareas domésticas y no me parecen demasiado festivas.

    Eso sí, si oigo según que canciones también me veo dentro de un videoclip, y es divertidísimo.

    Me gusta

  9. No sé si se me puede incluir en la categoría “en mi sano juicio” pero lo del videoclip me pasa (sin las florecillas), lo del impulso consumista, también, la felicidad sin límites, también y lo del espejo, también. En casa, la fregona la pasa el churri así que habría que cambiar fregona por cepillo de pelo y también tendríamos momento “La Voz”. De mal humor estoy muy rara vez y, cuando me pasa, se me va enseguida.

    Un besote!!!

    Me gusta

  10. Yo menos la 4, todo, con sus variaciones eso sí, pero todas.

    Para el punto 3, mi maromo tiene una técnica, es que yo tengo rachas con muchos días punto 3, que estoy tan de mal humor que no me aguanto ni yo, me hace(n) un: Garfield, te queremos!!!!!
    Lo leímos en una tira de Garfield, el pobre tenía un día de perros (jo jo jo) y al final, su humano y el perro, le pegan un abrazazo y lo espachurran y lo besan y le dicen lo de Garfield, te queremos!!!!!, para que se le pase el mal día.
    En mi caso, medio pomelo engancha a un gato con un brazo, al otro con el otro y me hace un emparedado gatuno medio pomelero, me grita la frase, me espachurra, me besa, me araña un gato y el otro me clava una pata en una teta, pero se me suele pasar la mala leche, al menos un ratito 🙂

    Me gusta

  11. A mí me pasa como a Isa, me tengo que controlar a veces para no soltar un alarido (porque cantar sería demasiado halago para mis cuerdas vocales). Es más, muchas mañanas que voy con los cascos a todo tren de camino al curro, cuando subo sola en el ascensor me monto siempre algún baile mirándome al espejo y con el móvil de micro, ya veréis, un día me van a abrir la puerta antes de llegar a mi piso y de ahí me encierran, lo visualizo jajajaja
    Yo lo del día happy flower no, pero el otro, el del punto 3, últimamente llevo una racha que si hiciera todo lo que se me pasa por la cabeza me quedaba sola en el mundo oiga, y tan a gusto. He dicho.

    Me gusta

  12. Pues qué quieres que te diga… a mí me pasa todo. Hasta lo del videoclip, fíjate. Eso me pasa mucho, de hecho, tanto que tengo vigilarme cuando voy con los auriculares puestos por la calle, porque alguna vez me he puesto a bailar en mitad de la ciudad como si estuviese en un musical. Menos mal que ya no nos extrañamos con nada… jajajaja

    Será que yo también estoy como un cencerro 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s