Zona de confort ¿dígame? (por Chelo)


Todos tenemos zonas de confort en nuestras vidas, es normal, nos dan estabilidad y la mayor parte del tiempo nos hacen sentir bien. Pueden ir desde las relaciones de pareja hasta las de trabajo, pasando incluso por los amigos y la familia. Muchas veces estas zonas de confort tienen recovecos menos cómodos, en un mundo im-perfecto no podría ser de otra forma. Mientras pesa lo bueno, pues estupendo, buscar la perfección es una tarea muy cansada y casi siempre improductiva. No digo que no haya que intentar superarse cada día, pero la seguridad de contar con elementos que funcionan, al menos para mí, es algo necesario y positivo. El problema es cuando una situación, trabajo, amigos, mujer/marido, etc… deja de tener sentido y  por miedo, pereza, falta de autoestima y un montón de auto barreras más, se perpetúan escenarios que más que confort nos dan pesadillas.

Siempre me ha parecido muy valiente la gente que en una faceta u otra de su vida ha dado el salto y ha salido de esa supuesta zona de confort para intentar abordar la felicidad desde otro punto de vista. Cuando decides cambiar algo es porque ya no es tan bueno como fue, o porque aspiras a algo mejor, pero a veces, el simple hecho del cambio nos echa para atrás. A mi alrededor tengo de todo, gente que perpetua situaciones con las que no está feliz por miedo al cambio y gente que ha dado cambios radicales en sus vidas buscando mejorar, ser más feliz, volver a ilusionarse con lo que hace o con quien lo hace. No seré yo quien juzgue ni a unos ni a otros porque las circunstancias que rodean todas esas decisiones son tan personales que sería un atrevimiento poco inteligente por mi parte. Además, creo que es muy complicado desde fuera valorar las palancas que motivan el cambio o el no cambio de las cosas ajenas.
Y diréis… ¿pero qué bicho le ha picado a esta mujer hoy? Pues no sé si son los cuarenta y su manida crisis o qué, pero ahí ando dándole vueltas al tema de las zonas de confort y como identificar cuando algo deja de ser confortable para ser un grano en el culo. Creo que cuando te quejas más de lo que disfrutas algo te indica que puedes hacer cosas para cambiar los motivos que provocan esas quejas.
En fin, la vida sigue y a veces es muy complicado pararse y decir, ¡hasta aquí! Pero pensar en ello es ya un paso adelante ¿a que sí?
Que tengáis una bonita tarde 🙂

10 respuestas a “Zona de confort ¿dígame? (por Chelo)

  1. La gente se conforma, en general, con lo regular conocido e incluso con lo malo. Me cuesta entender esto último, pero conozco algún caso. Los cambios dan mucho miedo, pero en según qué situaciones son para mejor, sin duda.

    Me gusta

  2. Sí, yo también soy fan del equilibrio y en general me considero bastante estable, es una forma como otra cualquiera de disfrutar de la vida. Hay gente que está en constante cambio, si a ellos les va bien, nada que decir!

    Me gusta

  3. A mí me gusta la zona de confort… si no estás bien en ella, es que ha dejado de serlo.
    Es muy difícil dar un volantazo a tu vida, el abismo está ahí y el vértigo es ineludible… Solo lo he hecho una vez y el tiempo me ha demostrado que era absolutamente necesario.
    Por lo demás, soy fan del equilibrio. Cuando las cosas funcionan, mejor no tocarlas. Y cuando no, a cambiar. Sin miedo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s