Sobar, ese placer de juventud (por Isa)

sobarFB¡Hoy he dormido del tirón!

Se admiten aplausos, vítores, aleluyas, fanfarrias, enhorabuenas, olés y fuegos artificiales.

No es para menos.

Escribo esto medio atolondrada por la falta de costumbre, estirándome todavía a pesar de llevar despierta ya muchas horas… y pellizcándome con incredulidad.

Desde hace casi dos años sufro un trastorno de sueño pertinaz y complejo que me tiene desquiciada. La causa no es vírica ni bacteriana. La causa se llama Lola, y por el día engaña. La jodía. Por el día tiene una sonrisa y una forma de abrazarte más adictiva y excitante que la coca-cola… y por las noches el efecto es muy superior al de su cafeína.

Lola duerme mal. Se despierta mucho y me despierta. A mí y a su padre. Desde antes de nacer ya me impidió el sueño, y ahora con 21 meses que duerma del tirón es algo tan excepcional como el avistamiento de un cometa. Ya sé que esto no es nada del otro jueves, que hay muchos bebés que duermen como el culo y que si te toca, te ha tocao. Mala suerte. Pero podrá una quejarse de su fortuna, ¿no?

Son los primeros meses, ya verás. A partir del sexto mes, la cosa se regula. Cuando cumpla un año, dormirá como un lirón. Son los dientes, la pobre, las encías que le duelen. En la guardería, con la actividad que tienen, acabará agotada y dormirá fenomenal. La clave está en la alimentación, si come bien y de todo no se despertará pidiendo el bibe. Andar, andar es el punto. Cuando eche a andar y a correr, se cansará y dormirá como una bendita. El mío empezó a dormir bien a los dos años. Igual es la cuna, que no le gustan los barrotes, cuando le cambies a una cama, verás qué bien duerme… ¿Y si la llevas a tu cama? ¿y si la dejas llorar?

¿Y si nada funciona? Cuánta teoría y qué poca ciencia… o demasiada. No lo sé. Lo que sí sé es que hay gente a la que la falta de sueño le afecta más que a otros, pero a todos nos afecta. Dormir mal tiene como consecuencia la irascibilidad, la falta de concentración, problemas de memoria, trastornos emocionales y de comportamiento, cefaleas y mareos… desde luego, el cerebro se resiente y un período de insomnio continuado puede generar secuelas irreparables.

Una amiga mía solía decir que ser madre te hace perder neuronas, y cuando tuve a mi primer hijo pensé que llevaba razón. Que me había vuelto tonta de repente. Luego me dí cuenta de que no, de que todo tenía que ver con la falta de sueño (y con el aumento exponencial de las tareas y las responsabilidades, pero eso da para otro post). A mí, que una noche toledana cuando tenía veinte años ya me hacía estar insoportable y para el arrastre, llevar tanto tiempo sin sobar en condiciones me tiene al borde del trastorno mental.

Lo cierto es que la mala racha, la de los despertares nocturnos se acabará pasando. Como ya ocurrió la primera vez, pero esa forma de dormir que se tiene a los veintipocos años, no volverá. Aunque no haya nadie interrumpiendo mi sueño abruptamente en mitad de la noche. La edad no perdona. Y  a medida que envejeces duermes peor y menos. Puede ser culpa del cerebro, como dicen en este artículo. Puede ser, también, que a medida que dejas atrás tus sueños, necesites menos tiempo para soñarlos… O puede que ante el rápido paso del tiempo, sueñes menos y vivas más.

Vivir mejor que soñar y dormir mejor que sobar

O como dicen estos grandes poetas: Camino de la cama es el mejor camino / Solo estar durmiendo es mejor que estar dormido.

 


8 respuestas a “Sobar, ese placer de juventud (por Isa)

  1. No dormir a mí me hace polvo. La verdad es que las niñas han sido bastante dormilonas, una de ellas desde bien bebé era un lirón nocturno. Nunca me he quejado de lo contrario.
    Aun así, hace cuatro años tuvimos unas semanas bastante malas. Fueron solo unas semanas y yo estaba extenuada, me encontraba agotada.
    No he conocido ningún niño en edad escolar (hablo de la etapa de Infantil) que no durmiera del tirón. A ver si la peque coge el ritmo y es el comienzo de una época de noches de descanso y placidez.

    Le gusta a 1 persona

  2. No poder dormir, sea cual sea el motivo, es desquiciante. Yo he tenido alguna racha y, aunque no necesito dormir mucho, cuando no puedes, te mina la moral.

    He de decir que yo creo que llevas muy bien, disimilas bastante bien tu no dormir jajajaja.

    Le gusta a 1 persona

  3. Te entiendo perfectamente porque yo soy una marmota. No sólo porque soy el tipo de persona que necesita dormir más (otras se apañan con pocas horas, y luego están las que alardean de dormir cuatro horas al día y hacer muchas cosas, como la Espe), sino que además me encanta sobar mis 9 horitas. Nunca he estado en la situación de no dormir por un bebé, supongo que es un factor más que me ahuyenta de la maternidad 😉
    Sea como sea, ¡enhorabuena y que sea ya definitivo!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias! Ojalá fuera definitivo… aunque la verdad es que no lo creo 😉
      Para mí lo del sueño es el gran escollo de la maternidad… hay más cosas, claro. Pero eso es lo que peor llevo. Y a pesar de ello, a mí me merece la pena.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s