Impresiones sobre mi nuevo barrio rico (por Ana)

Por circunstancias que ahora no vienen al caso, estoy medio viviendo en un barrio mega exclusivo, y os puedo jurar que he descubierto otro mundo dentro del mundo en que vivimos…

Primer descubrimiento: Las chachas filipinas existen. Yo creía que eran cosas del pasado, que ahora ya nadie tenía una chica en casa a la que poner una cofia, un delantalito y mandarle hacer todas las tareas. Pues sí, en este barrio tienen su criada, a la que la señora, envuelta en un abrigo de piel, carga de bolsas mientras camina a su lado metiéndole prisa: “hija, mira que eres lenta, como todos los de tu país”. Y todavía espera en la puerta del portal a que la filipina saque la llave y abra. Por supuesto, la señora irá por el ascensor principal y la chica por el de servicio…

Segundo: Todas las mujeres que viven allí son familia de Esperanza Aguirre…Eso o existe algún extraño fenómeno que hace que todas lleven el mismo corte de pelo y las mismas mechas. Pero este fenómeno se da solo en las más mayores. Las más jóvenes llevan el pelo largo liso con mechas rubias, ropa en tonos ocres (habitualmente pantalones estrechos metidos en botas altas) y bolso colgando de la muñeca. Esto me ha dejado alucinada porque ¿eso no duele, no produce contracturas? Como se nota que estas chicas no han ido a barrios periféricos en su vida. Lo primero que aprendemos las chicas de barrio es que el bolso lo tienes que llevar bien agarrado y en el hombro que esté más cerca de la pared. Es lo que tiene el tema de los tirones, que una sufre pero aprende.
Otro rasgo físico es que las madres parecen las hijas de sus hijas y las hijas van vestidas de madres. Aquí no existen señoras mayores gordas, que ordinariez, aquí cualquier día va a venir un golpe de aire y se las va a llevar a todas, en plan Dorothy, a un país de fantasía (como si no viviesen ya en él).
Otro apunte físico: el sol llega a este barrio antes que a ningún otro del mundo mundial. El nivel de bronceado medio de esta población es el de Julio Iglesias pasado de rayos uva, no os digo más.

Tercero: Las mujeres de esta zona creen que la calle es suya. Ellas no se apartan cuando pasean y se encuentran de frente a otro ser humano. Ellas están para que las sirvan, ya sea el tendero, el portero, o el bombero. Me imagino a una de ellas en un incendio y al pobre bombero que le ha tocado ir a este barrio diciéndole que debe salir. La contestación más probable de ella sería: “Usted está aquí para apagar ese fuego, y a mi no me diga lo que tengo que hacer…es que no sabe con quién está hablando”. Y ay de la pobre cajera del Día que se retrase un poco en darle la vuelta…eso sí, ellas sacan el monedero solo y exclusivamente cuando le dicen lo que es, y cuentan tranquilamente las monedas (eso si es el día libre de la filipina y han tenido que bajar ellas a comprar)

Cuarto: Aquí sigue existiendo un punto machista que a veces se me antoja un puntazo. Nunca en mi vida había visto tanto hombre junto saliendo a cenar, a tomar algo. Es increíble lo poco que se relaciona un sexo con otro…
Me da la sensación, esto no lo he constatado, de que muy pocas mujeres casadas trabajan…Se preocupan excesivamente de su imagen y de la de los demás (si las miradas matasen, os puedo asegurar que yo estaría muerta y remuerta y no os podría dar estas nociones sobre el barrio)

En fin, que yo creo que aquí la liberación de la mujer aquí la entienden como que el marido está obligado a pasar pasta a sus esposas para sus cositas tipo Chanel y Dior, y a llevarla a los toros de vez en cuando…Por supuesto, no hablemos de los polémicos temas del aborto, la píldora del día después, el divorcio…Si te metes en un bar en este barrio, solo con poner un poco la oreja puedes escuchar opiniones del tipo: “si es que con Franco esto no pasaba” “De Zapatero tenían que haber abortado” o “Ojala pierdan los catalanes y no ganen la copa de Europa, por nacionalistas”

Voy a aprovecharme de una frase genial que dijo mi chico el otro día para concluir este rollo que os he soltado: La diferencia entre las mujeres de este barrio y las de Vallecas es que las vallecanas tienen joyas de mentira y orgasmos de verdad…

P.D.: He hecho algo horrible que es generalizar…seguro que aquí también viven chicas más cercanas al mundo real, que estudian, trabajan y no hacen fiesta de pedidas y esas cosas…yo por ahora no las he visto, pero es que llevo poco tiempo…sorry


11 respuestas a “Impresiones sobre mi nuevo barrio rico (por Ana)

  1. Me ha parecido buenísimo el post ¡lo que me he reido! Entiendo la “queja” de la “anónima”, yo conozco gente con “filipina” y gente que no la tiene, conozco gente que trata a su “filipina”, o sea de la nacionalidad que sea, como un trapo, y gente que las trata como lo que son, personas que trabajan para tí.
    Es verdad que hay barrios donde lo que más se generaliza es la gente que parece que sale a la calle como yo iría a una boda (o ellos se pasan, o yo me quedo corta, está claro).
    Yo he tenido “chachas”, y también he vivido son “chachas”, y lo que tengo muy claro es lo que he dicho antes, son gente que trabaja para tí, gente que hace lo que tú no puedes hacer, aunque hay muchos casos en que se trata de lo que tú no “quieres” hacer… de todo hay.

    Tengo que decir también, que a mi alrededor he observado cosas muy curiosas, como que quien peor trata a su servicio es quien menos costumbre tiene de tenerlo, quien más critica la cultura de “ellos, que son todos iguales”, es quien menos cultura parece tener, y también… que hay muchas ocasiones, tristes ocasiones, en que la gente que más comentarios críticos, desafortunadamente racistas hace, y quien más desprecio siente por el servicio, es gente que viene de barrios periféricos y de repente “cae” en un barrio “un pelín” mejor… Es muy muy triste…

    Me gusta

  2. Pues a mi el post me ha encantado y me siento muy identificada con todo lo que has contado… lo de las miradas que matan es una verdad como un templo… Menos mal que en Lavapies, mi barrio, las filipinas y sus hijos comparten parque con mi niño y con otros niños del muchas nacionalidades y culturas.Nuestros parques no serán tan lujosos pero son más bonitos porque está tapizado de muchos colores…

    Me gusta

  3. Wow! has descrito a la perfección la situación que yo he vivido, pero desde el lado de la filipina (aunque soy española), yo era la niñera, me llevaban de vacaciones con ellos (bueno las vacaciones eran para ellos) aunque yo hacía mis 5 horas eso sí, pero tengo que decir que mis jefes eran muy buenas personas, amables, simpáticos y me trataron como una más de la familia o mejor incluso. Pero si he visto en su entorno familiar a filipinas entrando por la puerta de servicio. Me he reido un montón con este post. Sigue escribiendo que eres genial.

    Me gusta

  4. ¡Bueno, bueno, bueno, si hasta has generado polémica, eres bloguera creadora de opinión! 😉 Qué malos sois los proletarios, siempre envidiando a los afortunados, sois lo peorcito, chica…

    Me gusta

  5. Hola a todas,
    vivo en ese barrio porque me encanta y está al lado de mi trabajo. Eso sí que es un lujo: ir andando al trabajo.
    No tengo filipina porque soy lo que se conoce como soltera workoholic, pero despues de matarme a trabajar cada día 12 horas y llegar a casa y tener que limpiar y ordenar, si os soy sincera, independientemente de donde vaya a vivir en el futuro, si algún día mi máxima preocupación es qué le digo a la filipina que compre en el supermercado, sabré disfrutarlo… porque estoy harta de trabajar…

    Me gusta

  6. Estoy completamente de acuerdo contigo, Ana. Ni loca me iba a vivir a un barrio así…
    ¡¡Valoro mucho mis orgasmos!!

    En las incursiones que he hecho por la zona, cuando no me ha quedado más remedio he tenido la oportunidad de comprobar punto por punto que tu descripción es exacta.

    Me gusta

  7. Sentiría mucho haberte ofendido, Anónima, pero como tú bien dices, he especificado que estaba generalizando. Estoy segura de que hay mucha gente con los pies en el suelo que vive en este tipo de barrios, pero lo cierto es que todas y cada una de las cosas que he escrito las he vivido, no me he inventado nada. He visto como han tratado al portero de la finca, como se han encarado con una cajera del Día y el ejemplo de la filipina con la señora del abrigo de pieles es cierto como el sol que nos alumbra.
    Como tu bien dices, quizá es que este tipo de personas son más llamativos que los demás y por eso han llamado más mi atención. Prometo estar atenta y contar las cosas buenas del barrio (que tiene muchas) que vaya observando.

    Ah, y en cuanto a la envidia de la gente de barrio de perifería y siendo sincera, te diré que a nadie le amarga el dulce del dinero, pero no creo que se trate de envidia. Como ya puse, creo que hay distintos mundos dentro de este y por desgracia se mezclan poco…

    Me gusta

  8. Yo vivo en un barrio de estos que describes, en mi casa vive y trabaja una mujer filipina a la que tratamos con todo el cariño del mundo e intentamos a cada momento que se sienta como lo que es: parte de nuestra familia. Mi marido y yo trabajamos todo el día y cuando podemos salir, lo hacemos juntos. El resto de la humanidad no está para servirnos. Se que has dicho que has generalizado, pero no estoy de acuerdo, yo creo que en mi barrio hay muchas más personas como nosotros, afortunados pero con los pies en la tierra, que como los que describes, solo que éstos son más llamativos.

    Ah, se me olvidaba, siempre me ha hecho gracia la inquina con la que la gente “de los barrios perifericos” como te describes, ataca a machete a la gente de los barrios más acomodados, y siempre me ha parecido que hay algún componente de envidia. En fin, la opinión es libre.

    Saludos.

    Me gusta

  9. voy a ocultar mi identidad porque soy una cobarde, pero algunas sabréis sin duda quien soy, quien bien me conoce me ha escuchado hacer esta pregunta otras veces… ¿por que en este tipo de barrios se ve con tanta frecuencia en pleno febrero, 3 grados al sol en la capital, madre y padre súper abrigado con pieles, pellejos y pañuelos al cuello y sus hijos barones en pantalón corto?

    qué alguien me lo explique!!

    Me gusta

  10. Pronto observarás un fenomeno que a mi me maravilla, cómo esta gente se va de vacaciones con la filipina incluída, para ellos es como el boso de mano, siempre va contigo…

    Por cierto ¿a qué barrio te has mudado?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s