A mí me gusta hacerlo sola (por Isa)


Hay gente que prefiere compartirlo.

Que no tolera hacerlo a solas.

No es mi caso.

Ni que decir tiene que la compañía masculina en estos casos resulta casi siempre un estorbo.

Pero tampoco puedo decir que desempeñar esta actividad tan lúdica como adictiva sea mejor acompañada de otras féminas. Da igual el grado de intimidad que te una a ellas.

No importa que sea tu madre, tu hermana, tu amiga de la infancia, la de la madurez, tu compañera de curro…

No, mujer, no!
Es, sin duda, mucho más puro e intenso cuando lo haces sola.

Para mí es un placer íntimo. Un vicio que tiene algo de onanista…

Podría enrojecer sólo de pensar convertir en colectivo un acto tan compulsivo, tan bochornosamente anti-ético (y más en tiempos de crisis), tan poco progre, tan egoísta, tan insolidario que es casi pecaminoso… ¡Dios! ¡tan consumista!

La tentación te asalta sin que te lo plantees. Y de repente ves como se desmoronan todos los buenos propósitos que habías hecho durante el trayecto en el metro. Sales a la superficie como quien emerge de la oscuridad, tras un día de trabajo agotador, para encontrarte con el resplandor de los escaparates, con sus maniquíes perfectas, las nuevas prendas de temporada, los vivos colores cegándote, haciéndote ignorar la llamada terca a la responsabilidad y a la cordura… y ya no importa nada. Ni la lluvia, ni el viento, ni el frío. Ni ese sol capaz de hacerte morir deshidratada con un par de pasos. No importa el dolor de pies. Da igual. No importa el hambre ni la sed… ni las ganas de miccionar que te acosaban desde hacía ya una hora…

¿quién puede reprimir ese impulso?

No es la misma pasión que la que vemos experimentar a los hombres frente a un televisor derrochando testosterona en forma de balón, pero…


10 respuestas a “A mí me gusta hacerlo sola (por Isa)

  1. Yo voy sola de compras porque si no, me quedaría sin amigos, de lo plastosa e indecisa que soy: “¿El rojo o el negro?, ¿Mejor en esta talla? ¿Con éste más tapadito se me notarán menos los michelines? No, mejor me pruebo otra vez el del principio…”. Así me va en la vida, con esta capacidad resolutiva…

    Me gusta

  2. jajajaja

    a ver, que no se trata de ir de compras, ni de tiendas… se trata más bien de dejarse llevar cuando no lo tenía previsto por un impulso irrefrenable…

    Lo de los probadores no es lo que más me mola, de hecho… y muchas veces me compro las cosas sin probarmelas, a ojo… y la mayor parte de las veces acierto!

    odio ir de tiendas porque “tienes que comprae algo”… el placer impuesto, no es placer, si no tortura.

    Me gusta

  3. Tampoco me apasiona lo de ir de compras, sólo cuando voy de rica, ummmm, que doble placer, pero eso si, sóla, por favor.

    Comparto con Arantxa lo de probarme vestidos imposibles en la soledad… qué gran momento cuando aciertas y te ves tan mona, casi orgásmico 🙂

    Me gusta

  4. Pues a mi no me gusta mucho ir de compras, me pone nerviosa probarme cosas, tanto que en ocasiones me he llevado las cosas a ojo y luego las he tenido que devolver…debo ser una chica rara, rara, rara, porque también me gusta el fútbol e incluso acompaño a mi chico al estadio…pero por ti soy capaz de estar toda una tarde de tienda en tienda, no te digo más 😉

    Me gusta

  5. A mí también me gusta hacerlo solo… aunque si no hay más remedio también dejo que otro pase el aspirador por mí. 😉
    Magnífica entrada, hasta el último momento preguntándome de qué se trataba, y siendo interesado directo me tenía en ascuas!
    Felicidades por el blog chicas!!

    Me gusta

  6. El placer de hacerlo sola es inmenso. Te pones ese vestido imposible, por subidito de tono, ese con el que jamás podría verte tu padre, y empiezas a hacer poses delante del espejo sobre unos tacones de 10 cms que te ha traído la dependienta. Te ves irresistiblemente sexy.

    Después te pruebas un conjunto nada favorecedor y como estás sola no puedes engañarte. Frunces el ceño y te lo quitas con rapidez. Lo cuelgas con desgana.

    Todo esto para decirte que creo que un día deberíamos acompañarnos… de compras

    Me gusta

  7. Pues fíjate que yo siempre he preferido hacer las cosas acompañado, sobre todo si es en buena compañía. Aunque últimamente no me queda más remedio que hacerlo solo…

    Gran post, ingeniosamente escrito!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s