Vivo en Madrid sin coche (por Chelo)

Hace no mucho un compañero de trabajo soltó delante mía la siguiente frase célebre “todo el que a partir de los 30 va en transporte público es un fracasado”. Y recalco lo de “delante de mí” porque yo uso el transporte público cada día para ir a trabajar y él lo sabe. A eso le llamo yo hace amigos en el trabajo y lo demás son tonterías…

Tras oír la declaración pensé, joder, pero si para mi es una suerte vivir en Madrid y a 15 minutos del trabajo en bus. La de tiempo que saco para mis cosas en esos 15 minutos, y en los 15 de vuelta. Leo, estudio –si toca- hablo por teléfono mientras relajadamente miro por la ventanilla, consulto vía móvil las noticias o el facebook… en fin, cosas que de ir en coche no podría hacer.

Pero el quid de esta reflexión no es el hecho de ir al curro en transporte público o no, el fondo de este post es que yo voy a todos sitios en transporte público, básicamente porque no tengo coche y no me queda otra.

Está claro que el concepto de “fracasado” de mi compañero de trabajo y el mío difieren a más no poder, peo eso sería motivo de otro post, aquí quiero contaros los distintos tipos de reacción que observo cuando le digo a alguien que no conozco mucho que no tengo coche (porque los que me conocen lo saben, claro). No es algo que yo vaya contando nada más conocer a la gente, pero en algún momento es un tema que por H o por B sale en más de una conversación.
Paso a describir, como no podía ser de otra manera, las diferentes reacciones que observo en la gente cuando digo que no tengo coche:

Reacción 1: ésta es genial…
INTERLOCUTOR: “Bueno, me refiero a coche familiar”
YO: “No, no tenemos coche familiar.”
INTERLOCUTOR: “Bueno, tendrá tu marido”.
YO: “No, mi marido tampoco tiene coche”
INTERLOCUTOR: “umm…” (sonrisita de quién me habrá mandado a mi meterme en este jardín…) “¿y eso? ¿sois ecologistas radicales?”
No me negaréis que no es para reírse, como imagináis ante tal pregunta yo les sigo el juego todo lo puedo “sí, claro, por supuesto, ¿Por qué no iba a tener coche si no?” En fin….

Reacción 2: les doy pena
(la primera parte de la conversación suele ser siempre igual, más o menos, con más o menos preguntas intermedias, con más o menos rodeos…)
INTERLOCUTOR: “¿no tenéis coche?…” –silencio- “Ah!” y entonces te miran como se mira a aquella pareja que ronda los 40 y no tiene hijos y ante la respuesta de “no, no tenemos hijos” hay gente que pone esa cara de “pobrecillos, no han podido” como si tener hijos fuera algo que todo el mundo quiere… pues con lo de tener coche pasa IGUAL, os lo juro, te miran con compasión, como si algún agente externo (imagino yo que la pobreza o alguna incapacidad física o psíquica, no se me ocurren más) nos impidiera tener coche. En fin…

Reacción 3: esta me da pena a mi
Qué no, que no tengo coche, ni mi marido tampoco, que sí, que tengo carnet de conducir…
INTERLOCUTOR: “¿y cómo te apañas en Madrid sin coche?” “¿y cómo hacéis para viajar?” “¿y si un día quieres ir a Ikea?” “¿y si tienes un imprevisto?” “¿y si queréis ir a la sierra?” “¿y si…?” Hasta que después de contestar todas y cada una de esas preguntas acaban mirándote como si fueras un bicho raro y dicen “pues no conozco a nadie que no tenga coche” y yo digo para mis adentros “Pues que poco mundo, mira, ya conoces a alguien…” y para mis afueras digo “si, nos lo dicen mucho, que somos raros por no tener coche” En fin…

Y tu ¿tienes coche? 😉


17 respuestas a “Vivo en Madrid sin coche (por Chelo)

  1. En ikea hay mucha gente que se gana la vida de transportistas, estan en las salidas y se ganan la vida asin. Yo tengo la suerte de tener el trabajo cerca a 20 minutos andando y 12 en bici.

    Me gusta

  2. A tu pregunta: si, si tengo coche, más bonitoooooo, despues de 14 años conduciendo cualquier cosa, por fin compramos uno “de padre” con el que voy como una loca. Pero a lo que vamos, yo cuando alguien me dice que no tiene coche y que vive en el centro de Madrid, le digo, ¡claro! lógico que no tengas coche, ¿para qué lo vas a tener? si es la mejor opción, un coche sale carísimo de mantener y encima si no le das cierto uso viviendo en el centro de una gran ciudad, pues no es lógico, ¿no? si lo piensas, sale más barato alquilar uno cuando tienes que ir de viaje o al Ikea, ¿no?. Y lo de ir al curro en bus y tardar 15 minutos, a mi me parece ¡un lujazo! y como de peli de ficción, yo tardaba como 1 hora y media ida otro tanto de vuelta combinando bus y metro, y el coche cogiendo polvo, eso si que es de locos.

    Me gusta

  3. hola!!!! muchas gracias por tu comentario,me algra que te gusten mis fotos,pero por lo que mas me alegra es porque al devolverte la visita he encontrado tu blog..y debo decirte que me encanta !!
    te aseguro muchas visitas…jejejej

    un abrazo desde galicia
    Marta.*

    Me gusta

  4. Pues a Ikea… antes le pedía el favor a alguien (como a mi amiga Isa que como ves ni me acordada del color de su coche, yo soy así, sólo me fijo en lo importante, es decir, si el coche tiene 4 ruedas…) y desde hace unos años vamos en metro al de Alcorcón, que tiene una parada a 3 minutos andando. Luego claro me toca pagar los portes de que me lo lleven a casa si cae algo voluminoso y/o pesado, si es transportable lo llevo yo de vuelta en el metro. Está claro que tiene sus limitaciones no tener coche, eso no lo voy a negar, pero es como todo, te acostumbras (nunca he tenido coche así que tampoco es que haya tenido que acostumbrarme, pero es verdad que “ciertas cosas” serían más cómodas si tuviéramos coche, pero en mi escala de necesidades están muuuuy abajo, la verdad. Tampoco he tenido nunca avión privado y fíjate, me amoldo a los horarios de los aviones comerciales, seguro que como vosotros ¿y a que no es para tanto? Como lo habéis hecho siempre ni os planteáis “si tuviera mi avión saldría para Viena cuando me saliera de las pelotas…” ¿a qué no? Como digo, todo es hacerse…

    Me gusta

  5. Lo de poder ir al trabajo en autobús es una suerte. Yo tardaría algo así como dos horas y media o tres en ir en volver… y en coche tardo unos cuarenta minutos.

    No puedo evitar incidir en una pregunta que ya sale en tu post: ¿CÓMO HACÉIS PARA IR A IKEA?

    Me gusta

  6. Hola Chelo, primero de todo gracias por visitar mi blog.
    Yo sí tengo coche, bueno en realidad es mi marido el que tiene el coche y el carnet. Si vamos juntos pues vamos en coche pero yo por mi misma me muevo en transporte público. Es más, no tengo carnet de conducir, me parece un lujo. Ahora con la crisis mucho más pero antes me parecía igual de irrelevante. Yo tengo 2 hijas y cuando no hemos podido contar con papá-chofer para que nos acerque nos hemos apañado como hemos podido. No nos hemos perdido ni un cumpleaños, siempre hay alguna madre a la que colocar a la niña o voy en autobús y santas pascuas. Si voy sóla con más razón, me encanta ese tiempo en el que estamos yo y mis pensamientos o un buen libro o mi ipod con buena música. Cuando trabajaba tardaba casi 1 hora en llegar, tenía que coger dos autobuses o un par de metros y un autobús, sin embargo no cambio ese tiempo por 20 minutos de atasco, agobio, estrés, cabreos, sustos y contaminación.
    Yo no me siento una fracasada, me siento yo, ni más ni menos.

    Me gusta

  7. Nosotros también tenemos 2 coches… por tema de trabajo… La verdad es que yo podría ir al trabajo en metro, pero me supondría más de media hora de metro u autobús. En cambio con el coche tardo la mitad de tiempo…A parte está el tema de que a mi, lo que me da fobia es el transporte público… Ir como una anchoa, apretujada y aspirando el “eau de sobaq” de algún sudoroso pasajero… como que no me apetece nada. Prefiero mi cochecito ( es un Smart de 2 plazas), la radio, el aire acondicionado…

    Me gusta

  8. ¡Qué gracia de post!
    Podrías darles una larga lista de los beneficios de no tener ni necesitar coche: ahorro en gasolina, seguro y mantenimiento, no romperte la cabeza para aparcar, no perder el tiempo en atascos…
    Nosotros sólo tenemos un coche que por cierto no conduzco en esta ciudad… Aquí van más rápido que en la mía y no voy tranquila. Además, a todos los sitios importantes llego andando.

    Me gusta

  9. Pues en casa hay dos coches….aunque uno de ellos casi no se utiliza y esto viene de una época en que los necesitábamos los dos para ir a trabajar.
    A mí me pone de los nervios ir en coche por la ciudad, siempre me muevo con transporte público. Aunque reconozco que el coche va muy bien en determinadas circunstancias y sobretodo con niños pequeños. Y es verdad que no es muy frecuente encontrar a familias que no tengan por lo menos un coche.
    Respecto a tu compañero de trabajo, sin comentarios….Algún día nos podrías deleitar con una descripción más detallada del “no fracasado”. Me lo estoy imaginando, jeje
    Un saludo

    Me gusta

  10. yo no quiero coche. tengo carnet pero hace años q no conduzco. me da panico. terror. solo depensar en volver a conducir he llegado a tener pesadillas. mi marido es el q conduce siempre. y no me entiende. el quiere q vuelva a conducir… pero me supera. yo a estudiar y a currar simepre he ido en transporte publico. q pa eso esta. y mas desde que tenemos metro. mas comodo mas rapido y no hay q aparcar…

    Me gusta

  11. Sí, que lo conoces maja, que te ha llevado al Ikea y algún otro sitio… otra cosa es que hayas preferido olvidarlo!! jajajaja

    Es amarillo. Ya he escrito sobre él. Y a mi sí me gusta conducir. Como comprar. A veces y por puro vicio.

    Me gusta

  12. Falta saber la opinión de Arantxa, pero a ver si éste va a ser ese punto en común entre las cuatro escritoras de este blog… “orgullosas de no conducir”

    Ana, cuando a mi me entra ese gusanillo del que hablas, me visualizo encerrada en un coche en plena Castellana en horario punta y oyes, me desaparece el gusanillo al instante… la fobia que normalmente me da este tema se multiplica por 100 y el gusanillo no apaprece hasta pasados 6 o 7 años, in-falible

    Isa ¿como puede ser que no conozca tu coche? ¿es uno verde?

    Me gusta

  13. Yo no tengo coche y tengo verdadera fobia a conducir. Ahora me está picando un poco el gusanillo, pero no sé yo…te entiendo perfectamente, yo soy una fracasada para todos los que me conocen por el tema del dichoso coche, hasta mis padres piensan que soy lo peor porque no me gusta conducir.

    Mi chico os podría contar una bonita anécdota sobre unas compañeras que pensaban que conducir era un signo de virilidad, como si el no conducir te convirtiera automáticamente en poco hombre…y eso venía de la boca de mujeres jóvenes, con educación y preparadas…

    Podíamos organizar un día de “el orgullo del no conductor” ¿qué os parece?

    Me gusta

  14. jajajaja

    qué bueno…

    Yo sí tengo coche y los que lo conocen (al coche) suelen tener la reacción 2 (les doy pena).

    En cualquier caso, siempre voy en transporte público en Madrid y sólo lo cojo para salir fuera (cuando no puedo ir en avión)…

    Para mi, los raros son los otros. Es como lo de vivir en el centro o en las afueras (ya escribiré sobre eso).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s