La prostitución del pito en Madrid (por Chelo)

Quien me ha visto y quien me ve. Con lo que yo he sido. Los lectores más antiguos quizás recordéis esta entrada en la que hacía alarde de mi mi vida sin motorizar en la capital:

Vivo en Madrid sin coche



Bueno, pues desde hace unos meses, esto ha cambiado. Resulta que me cambié de trabajo en Julio. La ubicación del nuevo empleo está bastante mal comunicada en transporte público desde mi casa, así que me armé de valor, me di unas clases en la autoescuela (tenía carnet en desuso desde el 97) y me compré un coche. Así leído, parece dicho y hecho, pero realmente el cambio de mentalidad de vivir sin coche a tener uno ha sido todo un proceso.

Pero bueno, paranoias personales aparte, lo que os vengo a contar es un fenómeno que vengo observando desde que conduzco y es el uso del pito como insulto entre conductores. En teoría, el pito, bocina, claxon o cómo lo queráis llamar, sólo se debe usar para evitar un posible accidente. Esto en teoría. La realidad es que en Madrid, los conductores usan el pito para insultarse. Cuando te hacen una pirula, pitas a destajo para que el que te la ha hecho sepa que te has dado cuenta y que estás cabreado.

Francamente es un uso que al principio me causaba un estrés tremendo. Vas con toda tu inseguridad en la chepa, haces algo, te pitan, no sabes por qué, te pones nerviosa y ya no das pie con bola. Vamos, el bocinazo provocaba que me convirtiera en un peligro potencial todavía mayor. No podía entenderlo. Como se puede prostituir el uso de un elemento de seguridad hasta tal punto. Hasta hace dos días.

Hace dos días no me di con un coche de milagro, vamos que me pasa hace dos meses y me hubiera dado. Ya voy mucho más tranquila, me percato de las cosas y esa rigidez propia del novato que te hace agarrarte al volante como si de una bomba de oxigeno en plena guerra nuclear se tratase, casi ha desaparecido. Me dio tanta rabia que le metí un pitido al paisano que me quedé más a gusto que un arbusto.

Y entonces entendí que el civismo y la conducción en Madrid son del todo incompatibles; comprendí que o asumía que en Madrid “se conduce así” o me iba a dar una úlcera; dilucidé que cuando te pitan, ya no hay nada que puedas hacer para evitar un accidente, el que te pita ya lo ha evitado y te lo quiere hacer saber.

Así es como esta incrédula del coche se ha bautizado en la conducción de la capital. Espero vuestras anécdotas al respecto, a mi estos meses de coche me han dado para muchas.


11 respuestas a “La prostitución del pito en Madrid (por Chelo)

  1. Solo puedo decir que eres muy valiente, yo tiré la toalla hace años y no creo que vuelva a conducir en mi vida, no me veo capacitada, por lo menos en Madrid. Esto es una jungla, nena!! Lo del ruido del claxón es horrible y estoy de acuerdo con lo que dices y se ha dicho por aquí, somos tan cafres que si no es con multas, aquí no se soluciona nada.

    Me gusta

  2. Yo soy partidaría de multar a saco. La experiencia ha demostrado que es la única forma de que la ciudadanía aprenda a ser cívica. Es lamentable, pero es así. Puede que vosotras no recordéis la época pre-parquímetros, pero era imposible aparcar: coches en las aceras, en doble fila (y hasta triple), en los pasos de cebra… mucho más jungla que ahora. Eso se ha erradicado a golpe de multa. Es lo que hay.

    Me gusta

  3. Jajaaajajaja, me has recordado mis viejos tiempos… yo siempre que cojo el coche es justamente por el centro, antes por que vivía en él y daba veinte mil vueltas hasta encontrar aparcamiento y ahora por que vivo apartada y no me queda otra. Yo me tomo las cosas con mucha calma, quizás por que donde vivía pasaba la mañana escuchando pitidos de esos atascos interminables que como bien dice Carol, solo son para descargar mala leche, o quizás por que tengo un marido que se ocupa de hablar por mi y por todo el que se mena, el caso es que desde el minuto uno de coger el coche estoy concienciada… Saluditos

    Me gusta

  4. Considero que poder ir en transporte público al curro es un lujo. En mi caso ahora el coche supone un ahorro de tiempo importante, así que la balanza se ha desplazado hacia el coche, pero por motivos meramente prácticos.

    Me gusta

  5. Deberían poner muchas más multas de las que ponen, aunque sea una frase muy impopular, es lo que pienso, parece la única manera de hacer reaccioanr a algunos incivilizados

    Me gusta

  6. Mi modalidad favorita es cuando la gente se mata a pitar en un atasco, claramente con la única utilidad de soltar su mala leche y fastidiar al universo entero. Confío en que llegue el día en que se pongan multas por contaminación auditiva.

    Me gusta

  7. Conducir en Madrid no es apto para prudentes, ni cívicos… a menos que cambie la cosa (ojalá) ser buen conductor en Madrid -o como mínimo sobrevivir a ello- pasa por aprender a ser kamikaze, a pasar el primero, a pegar acelerones propios de un rally, a pegar bocinazos que se cagan en los progenitores de tus congéneres… Como dirían los Guns n'Roses, Welcome to the jungle, Chelo!
    https://youtu.be/o1tj2zJ2Wvg

    Me gusta

  8. Con lo bien que suena la palabra claxon que, por cierto, se usa poco, y lo odioso que es su sonido.
    Conduzco todas las semanas y no tengo nada de novata. Nunca lo hago para ir y volver del trabajo y lo prefiero, porque los atascos y ese ruido infernal de claxon me superan. Cuando sí lo he tocado con ganas es si he encontrado que me bloqueaban la salida. En ese caso me empleo a fondo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s