Hermana mayor (por Isa)

Me llevo quince meses con el mayor de mis tres hermanos pequeños, lo que significa que no tengo recuerdos previos a ese acontecimiento. Es decir, que desde que tengo consciencia soy hermana mayor, algo que ha condicionado mi vida totalmente. Mi forma de ser viene determinada por este hecho casual: haber nacido antes que los demás.

Esto acarreó desde bien pronto la asunción precoz de responsabilidades. Echarles un ojo para que no metieran los dedos en los enchufes, pintaran las paredes del pasillo o tiraran del cable de la plancha… aunque lo más divertido fue cuando me dejaron llevarles a mÍ sola al colegio, algo impensable en los tiempos que corren a pesar de ser mucho más seguros que los de entonces. Nos juntábamos con otra familia numerosa e íbamos liándola de lo lindo por la calle.

Nunca tuve celos de mis hermanos pequeños. Me venían muy bien y les manipulaba sin problema para que hicieran lo que a mí me daba la gana. Realmente era muy práctico… poco ético, sí… pero peor es tener ‘pelusa’ y querer estrangular a esos pequeños mocosos rompe-juguetes.

Uno de mis juegos favoritos de pequeña era hacer una clase con mis hermanos. Por supuesto, yo era la profesora. Otro juego también muy habitual era la agencia de detectives, en la que investigamos el secuestro de alguno de los peluches gigantes o el robo de las joyas de plástico de mi hermana. También, por supuesto, yo era la jefa. ¿Cómo no voy a ser mandona con tantos años de entrenamiento?

Puede que por eso, mi rol en el trabajo tiene mucho de ‘hermana mayor’: mandar, enseñar y corregir… y también muchos de mis amigos son también hermanos mayores. No lo he buscado me he encontrado con ello, pero sí que creo que puede ser un factor determinante de conducta y que, aunque sea involuntariamente, me siento cómoda con los que comparten ese patrón.

20 respuestas a “Hermana mayor (por Isa)

  1. Jo Isa! casi igualita que tu, también me llevo 15 meses con mi hermana y siempre fui la hermana mayor, a mis dos hermanos, los manipulaba para que hiciesen lo que yo quería, también hacía que eran mis alumnos y lo de mandona se me quedo para siempre :))

    Me gusta

  2. Gracias, anónima… me ha encantado lo de “pura astucia” 🙂

    Alejandra: cuánto tiempo sin saber de ti! bienvenida de nuevo! que sepas que a pesar de ser la mayor, soy la más bajita de mis hermanos snif snif (¿será que cambiaron la composición del Cola-Cao?)

    Me gusta

  3. jooo…. yo tambien soy hermana mayor .. y te entiendo a la perfeccion … yo si que tube una epoca de pelusa .. y fue cuando mi hermana me supero en altura y toooooooodo el mundo no hacia mas que decirme : ” te vas a quedar pequeña ” uff que mal lo pasé …

    Me gusta

  4. Muy super!! Yo también soy la del enmedio de tres. En mi caso todos somos de carácter fuerte,y seguiditos en edad, no me dejaba dominar, ni ellos hacia mi.. Pero que infancia la de los Juegos de niños.. Ahora que me preparo para ser Docente les extraño más… Y me veo reflejado con los peques del salón, con un poco de tiempo, juegos con las nenas, de quienes en sus juegos soy la mamá.. =) no es cuestión de dominar… Es pura astucia!

    Me gusta

  5. Ana: ¡vivan los hermanos mayores! Lo de las ondas invisibles no sé si me convencen…

    Gracias por tu comentario, Daniel… Esta claro que los detectives estaban de moda en nuestra época 😛

    Me gusta

  6. Yo soy el hermano mayor de mi hermana pequeña (curiosa esta coincidencia hermanil). Sonia y yo nos llevamos 9 años, por eso no pudimos ser compañeros de juegos pero, al igual que tú, jugaba a detectives con mis primos y, por supuesto, yo era el jefe de la agencia y el que asignaba los casos…

    Besotes…

    Me gusta

  7. Yo también soy la mayor de tres hermanas, y estoy totalmente de acuerdo contigo, eso marca el carácter. Yo además, por circunstancias familiares, me quedé con ellas sola mucho tiempo cuando era muy joven y ellas bastante pequeñas, así que el rollo de “madre suplente” y mandona lo tengo totalmente dominado.

    Y sí, si me pongo a pensar, la mayoría de mis amigos son hermanos mayores, debe ser que emitimos ondas invisibles que nos unen. Por eso, entre otras cosas, soy tu amiga y me encanta que las dos seamos tan mandonas… Y de Chelo, que por mucho que diga, está supermarcada por su posición en la familia… vivan los hermanos mayores mandones y manipuladores!!!

    Me gusta

  8. PalabrasXPalabras, ser la pequeña también tiene sus múltiples ventajas… lo que pasa es que uno siempre quiere lo que no tiene 😉 Por cierto: muy bueno tu blog, espero poder leerlo con calma.

    Chelo, te lo digo yo, que te conozco: ser la mayor (aunque sea sólo de una) está impregnado en tu carácter…

    Elder Kink Brother, habría que escuchar la opinión de tu tierno hermanito…

    Javi, eso es ley de vida… A mí me ha adelantado mi hermano (el segundo) en la cosa de la paternidad, y de alguna manera también he sentido que, por primera vez, ya no era la mayor ni la primera en algo 😦

    Magda, gracias, me alegro de que te encante 🙂 qué de familias numerosas somos!! Los telerín incluídos…

    Diego, qué bien haberte hecho reír… qué majetes tus hermanos!! jajajaja

    Miss Manjolita, l@s de enmedio tienen todo mi respeto… y merecen un post que me encantará leer… Ahí lo dejo 😉

    TúMandasMucho: qué listo… a mi marido no le mando, así que de santo no tiene ná!

    Ciudadana, totalmente de acuerdo… el síndrome del príncipe destronado te persigue de por vida… Yo no lo he vivido, pero se lo he detectado a muha gente. En cuanto a lo de sentirme hermana mayor, no eres la única 😉 hay gente que sin ser de mi familia me llama 'hermana mayor'.

    Me gusta

  9. Yo soy la hermana menor de la que auí escribe y os puedo deicr, que mandona o no, es la mejor hermana mayor del mundo.
    Te quiero Isa.
    P.D.: Me encantaba jugar a los detectives, aunque siempre fuese la secretaria.

    Me gusta

  10. Yo también creo que influye bastante el puesto que ocupes entre tus hermanos, por lo menos la mayoría de las veces… pq si te soy sincera, hay cada hermano mayor que se quedó en la etapa de “el príncipe destronado”.
    Como hermana pequeña, te creo a pies juntillas y hasta te siento hoy un poco hermana mayor.

    Me gusta

  11. Me he reído leyendo tu comentario. Yo soy el 5º hermano de siete y mi hermano mayor me llevaba 10 años. Recuerdo (con mucho cariño) sus “abusos” de hermano mayor, cuando íbamos al cole hace la torta de años. Siempre hacía que uno de sus hermanos menores le lleváramos la cartera mientras él iba con las manos en los bolsillos. Su predominio acabó cuando mi hermano 3º se rebeló y ganó la partida. Entonces, los hermanos pequeños pasamos a llevar la cartera de mi hermano 3º, la vida es así de dura… 😀

    Me gusta

  12. Ma encanta Isa.

    bueno yo soy la cuarta de 5… la pequeña durante 12 años (que hartita de ser “la chiki” para todos y con mi gran instinto materno, acepte contentisima la llegada de mi unica hermana pequeña)
    Pero mira que te leo el post y veo a mi hermana mayor, la cual a sus 40 sigue trabajando: mandando, enseñando y corrigiendo.

    no encontraría mejor foto que acompañar.

    Me gusta

  13. La “dura” vida de una hermana mayor… Siempre en mi casa he sido el pequeño, porque aunque tenga 34 años siempre seré el “pequeño”, hasta que mi hermano tuvo un niño, ahora de casi dos años, y ahora el pequeño es él. Maldidto usurpador, con lo contralada que tenía la situación. Ahora va a tener un hermanito/hermanita. Poco le ha durado al pobre su tiranía.

    Me gusta

  14. Reconozco que tal vez haya podido ser un poco mandón en algunas ocasiones, pero mi hermano mayor siempre me estará agradecido por haberle descubierto a uno de los mejores grupos de la historia, que por cierto también son hermanos…

    Me gusta

  15. Yo también soy la mayor, pero de dos. Creo que es muy diferente ser la mayor en este caso que de familia numerosa, cuando sólo eres dos las responsabilidades frente a tu hermano/a no son tan grandes, y además mi hermana no se ha dejado manipular nunca, ni en su más tierna infancia…
    Si que creo que a la mayor siempre le toca abrir barreras (horarios de llegada a casa y esas cosas) pero por lo demás, en mi caso, nunca he sentido el “peso” de ser la mayor. El hecho de vivir ya más de 16 años en ciudades diferentes supongo que también influye…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s