Odio el verano, ea, ya lo he dicho (por Ana)

Iba a escribir sobre un tema súper interesante, de verdad, que me ha propuesto mi señor esposo, que es un tío culto, inteligente y además, escritor… Pero no me veo capaz… Ni de afrontar ese tema (que me reservo para otro momento más inspirado) ni de nada profundo…

Y es que no puedo con el calor, de verdad, es superior a mis fuerzas. Con lo feliz que estaba yo con este tiempo incierto, lluvioso de vez en cuando, en el que una chaquetita, rebeca, chal o fular siempre era de agradecer. Hoy ese bienestar propio se acabó, comenzó el estío de verdad, el sol se ha despertado y empieza a calentar de lo lindo. La gente de bien busca la sombra y las fuentes y yo no doy pie con bola. Empieza la canícula y yo sólo quiero estar tumbada, mirando al techo, con un refresco de cola al lado (mientras no me paguen publicidad no escribo la famosa marca) Con lo que a mí me gusta leer, es que hasta pasar las páginas me cuesta. Fuera libro, fuera revistas, adiós tejer o coser… sólo permanecer tumbada mirando al infinito.

Pero este aplatanamiento supremo no es lo peor, lo que peor llevo, pero sobre todo, peor llevan los de mi alrededor, es el mal humor que se me pone, que no hay quien me soporte. Vamos, que no me aguanto ni yo, es como que estoy incómoda en mi propia piel, no me encuentro, no me encuentro.

Este año, además, no tengo vacaciones de ningún tipo, es más, he dado vacaciones a la gente que me echa una mano con la enfermedad de mi marido, así que encima me toca pringar más que el resto del año… El verano es maravilloso, claro que sí, si te pilla en una playa, tumbada en una hamaca debajo de una sombrilla, pero el verano en tu propia ciudad (en otras también mola, el turismo urbano es lo que más me puede gustar del mundo) para mí es el infierno en la tierra.

Ya sé que este post va a generar pocos adeptos porque me lleva ocurriendo toda la vida, discusiones absurdas que no llevan a ningún sitio, porque intentar explicar a otro una preferencia y convencerle de que él cambie la suya es tan ridículo como intentar que alguien cambie de ideología o tendencia sexual. Lo que me hace mucha gracia es la cara que pone la gente cuando les digo que yo odio el verano, así, que lo odio. Es como si estuvieran observando a ET mover su dedo señalando al infinito y diciendo: “mi casa”. Es que no pueden dar crédito. Pero es, posiblemente, como yo les observo cuando exclaman: “qué bien, por fin sol” “Qué alegría, ya hace calor” y cuando veo, año tras años, en el informativo, piezas dedicadas a los helados, al calor infernal en Córdoba y Sevilla, imágenes de personas asándose, abanicándose, bebiendo agua de cualquier fuente… Y el resumen siempre es: “pero esto es alegría, que es verano”. A mí no me parece estar viendo marcianos, pienso que todos se han escapado de “Alguien voló sobre el nido del cuco”. Pero si hasta la ropa me gusta más y me queda mejor la de invierno, y me encanta andar entre lanas haciendo ganchillo y punto… y tomar café calentito, y una buena sopita, un cocido… La comida también es mejor en invierno, seguro… Y la tele, y los estrenos de cine, y la música…

Pues eso, que os dejo para tirarme en el sofá… Y no hace falta que me lo digáis… Pues anda que no queda…


8 respuestas a “Odio el verano, ea, ya lo he dicho (por Ana)

  1. Todos los que lo odiamos celebremos que es agosto. Ya queda menos. Un mesecito y luego el tema con eso de menos horas de luz solar cambia bastante.

    Me gusta

  2. Yo tampoco soporto el calor. Me pongo fatal, me cambia el humor y eso que vivo en el norte y nada que ver con los calores del sur pero aún así algunas semanas bochornosas si que hace en pleno agosto y daría lo que fuera por estar en cualquier otro lugar más frio.La mayoría de la gente vive sin cuestionarse nada, cómo los peces muertos , siempre siguiendo la corriente y al mínimo indicio de pensamiento individual en alguien , no dudan en tacharle de bicho raro. Así de patético de modo que no me preocuparía de lo que opine la enorme y atolondrada masa. En pleno verano aquí me he encontrado en días de lluvia torrencial y a 19 grados, a la peña en chanclas y camisetas sin tirantes. Es verano!! Y este es el look que dicta alguna ley no escrita para borregos. Igual que algún día de calor excepcional en pleno noviembre, 25 o 26 grados y te los encuentras tapados hasta la nariz. Es que es invierno! Es más fácil hacer lo que todos hacen que atreverse a cuestionar nada.

    Me gusta

  3. Soy más de Invernalia, ja, ja. He veraneado muchísimo por el norte y a mi la lluvia en verano o dormir con mantita en esta época me parece lo más, obviamente porque no me gusta el verano.
    Con niños, digan lo que digan, es una estación incomodísima. Si estar a 37ºC es buen tiempo… no se puede ir al parque, no se puede disfrutar de las terrazas… Si eso es buen tiempo, quiero que me lo expliquen. Eso sí, menos mal que tenemos piscina en la urbanización, porque estar todo el día en casa con el aire acondicionado es un horror.
    Que conste que si yo pudiera pasarme desde mediados de junio hasta el 1 de septiembre en la playita me gustaría la estación, pero no es el caso. El verano es para los ricos, los que no tienen que trabajar, dos mesecitos de crucero, qué placer.
    He marcado el 1 de septiembre porque ese es mi mes favorito. Aunque haga calor, hay menos horas de luz y se nota mucho. A pesar de todo, la época estival no es larga. Y menos mal que aquí hay más tiempo de frío, convivo mal con el sudor y el sol abrasando la piel.

    Curiosamente he nacido en plena canícula, el período que va del 15 de julio al 15 de agosto. Vaya ironía.

    Me gusta

  4. Soy más de Invernalia, ja, ja. He veraneado muchísimo por el norte y a mi la lluvia en verano o dormir con mantita en esta época me parece lo más, obviamente porque no me gusta el verano.

    Con niños, digan lo que digan, es una estación incomodísima. Si estar a 37ºC es buen tiempo… no se puede ir al parque, no se puede disfrutar de las terrazas… Si eso es buen tiempo, quiero que me lo expliquen. Eso sí, menos mal que tenemos piscina en la urbanización, porque estar todo el día en casa con el aire acondicionado es un horror.

    Que conste que si yo pudiera pasarme desde mediados de junio hasta el 1 de septiembre en la playita me gustaría la estación, pero no es el caso. El verano es para los ricos, los que no tienen que trabajar, dos mesecitos de crucero, qué placer.

    He marcado el 1 de septiembre porque ese es mi mes favorito. Aunque haga calor, hay menos horas de luz y se nota mucho. A pesar de todo, la época estival no es larga. Y menos mal que aquí hay más tiempo de frío, convivo mal con el sudor y el sol abrasando la piel.

    Curiosamente he nacido en plena canícula, el período que va del 15 de julio al 15 de agosto. Vaya ironía.

    Me gusta

  5. 🙂 esta discusión ya la hemos tenido… Y sí, entiendo que haya quien odie el caloraco y prefiera una fabada al gazpacho… Pero no yo. Odio el frío, los días cortos y nublados, despertarse de noche, y salir a la calle gélida forrada como una cebolla.
    Yo soy de verano, pero te quiero igual. Que conste.

    Me gusta

  6. Je je je…totalmente de acuerdo…no soporto el verano¡¡ Deambulo durante todo el día y solo a estas horas, cuando el sol se pone, empiezo a ser persona , por que en mi pueblo refresca bastante las noches…lo peor, que a mi serrano le encanta el verano y odia el frío , menos mal que tenemos primaveras y otoños para entendernos 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s