Cambios (por Olga)

IMG_4500En algún lugar he oído que todo cambio viene precedido de una sacudida, y también que cualquier cambio siempre es para bien aunque en un primer momento te parezca una señora putada.

Yo me hallo inmersa en un tsunami de cambios cotidianos, nada del otro jueves, cambio de casa, cambio de colegio, en otras ocasiones me he cambiado hasta de ciudad así que estos son cambios livianos así a primera vista. Lo que pasa que todo cambio por molón que parezca me genera cierto estrés y me supone un esfuerzo más que considerable de energía y paciencia.

Búsqueda de piso.

Vivo de alquiler desde que me independicé hace ya unos cuantos años, y aunque a veces me gustaría  tener mi propia casa, en general el alquiler ofrece libertad a mi espíritu nómada. Dicho lo cual, cuando toca cambio me estreso mogollón, sobre todo en mi búsqueda de nuevo hogar. La búsqueda suele ser ardua, intensa y en cierto modo contra reloj, pero bueno he de decir que la experiencia es un grado y siempre acabo encontrando opciones interesantes.

Y no solo es encontrar nuevo cuartel general, después llega el momentazo mudanza.

Mudanza

En Madrid tenía ya fichada una empresa buena, bonita y barata, ahora toca indagar para no salir demasiado escaldada. Las mudanzas son una experiencia religiosa y terapéutica. En todos y cada uno de mis cambios lo más reconfortante ha sido deshacerme de toda clase de cachivaches, ropa y trastos varios con los que llevaba conviviendo años sin saberlo prácticamente, es increíble la cantidad de mierda que puede llegar a salir de un cajón.

Quién haya venido alguna vez a mi casa, habrá observado que la decoración es tirando a minimalista, los muebles justos y necesarios, algo que se agradece mucho en momentos de cambio.

Cajas.

Por muy poco que creas que tengas de menos de 15 cajas para la mudanza no te libras. Yo me estoy inflando a tirar movidas, soy la nueva Marie Kondo, en previsión del temido momento caja.

Después está el tiempo que puedo tener pululando por casa alguna caja de mudanza cerrada por casa, en mi caso años…

A toda esta vorágine de cambio de casa, este año le sumamos el cambio de cole de mi hija, que también es un proceso curioso. En cualquier caso, los cambios siempre traen cosas nuevas y buenas y los encuentro muy necesarios.

Olga: Hace no tanto cambie Madrid por los desayunos a orillas del mar en Valencia. Miro al mundo desde mi balconcito particular que esta en El mejor lado de la vida, desde donde tengo vistas gourmet, olor a mercado y sabores infinitos. Con buen humor, energía positiva, un pellizco de sarcasmo y 100% de autenticidad le planto cara a la vida.


2 respuestas a “Cambios (por Olga)

  1. Creo que hay pocas cosas que deteste tanto como una mudanza, aunque en mi caso han sido ya unas cuantas y, generalmente, para ir a mejor. Ese es el lado bueno 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s