Programa postelectoral (por CrisGallar)

Marc Chagall: ‘París desde mi ventana’

Las elecciones cada cuatro años, los titulares informativos, salir a la calle sin tener la nariz y la boca tapadas, no tener que contar cuántos vamos a ser para ver si se puede, hacer visitas, hablar de una canción vieja de Los Secretos, un viaje al mar, la ausencia de chapas políticas reenviadas en los chats familiares, más fotos en esos chats, que no duela, los demás, las nubes con formas de animales, no olvidar las gafas, meses sin usar el termómetro, que los planes salgan bien, los planes, tener planes, hacer planes, soñar.

La aceptación, darse cuenta cuando te equivocas, dar los buenos días, dar las buenas noches, mirar a los ojos, los spaguetti con esa salsa de pimientos, intentar tocar un instrumento, la amabilidad, la música, el color azul, el verde, el rojo, el naranja, los colores, la gente que conduce bien, ganar, saber perder, que no importe lo poco importante, vivir, cumplir años, verles cumplir años, celebrar cuando se cumplen años, que aquel en quien no confiabas mucho te sorprenda, las sonrisas, las risas, las carcajadas, celebrar, andar con tacones sin que haga daño, andar con zapatillas, andar mucho, sorpresas en los edificios de Madrid, el cielo de Madrid.

El vino blanco y seco, bien frío, que no haga frío, buscar la acera en la que hace sol pero no quema, que haga sol, la lluvia contra los cristales, el sonido de la campana de la catedral de la Almudena, el sonido de los truenos acercando la tormenta, un bosque, el olor del bosque, el agua corriendo en el río, la ilusión de hacer maletas, las sábanas recién puestas, las toallas limpias, mensajes sin propaganda, el sonido de las guitarras, las buenas noticias, bailar, bailar, bailar, bailar, dar vueltas, no marearse en los barcos, no marearse en los coches, no marearse.

Patinar, saber frenar, saber frenarse, no hablar de más, darse cuenta, el coche limpio por dentro, los conciertos, los pre conciertos, los post conciertos, el teatro, la sala de cine cuando se apagan las luces, que se te encienda la bombilla, una voz bonita, las novelas, una buena historia, amigos, amigas, mamá, papá, el suelo de la cocina recién fregado. Un cuadro de Chagall: París desde mi ventana. Los balcones, los mercados, el puesto de pescado en el mercado, el puesto de verduras en el mercado. No escuchar insultos, no escuchar sus mensajes, no escucharles, su ausencia. La ausencia de miedo. La ausencia de miedo. La ausencia de miedo. La ausencia de miedo.

@Crisgallar, aka Cristina Gallardo Parga  lleva bastante más de una década hablando, a cuenta de Europa Press, de lo que pasa a diario en los tribunales visitados antaño por terroristas del norte y a día de hoy  por chorizos de la peor calaña. También le gusta juntar letras de vez en cuando sobre temas más pintureros, tener canciones en la cabeza y leer historias que le sorprendan. Enamorada, amiga de sus amigos y  maleducada con los monstruos.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s