Me caguen la leche (por Isa)

Abandono. Lo tengo decidido. Ya nadie me apea del burro y eso que lo han intentado, tanto, que es prácticamente imposible no sentir sobre mi cogote el peso social de la culpa. La sensación de deserción es mayor que la de la primera vez que dejé un libro a medias… y esa congoja intermitente de saber que te estás rindiendo, cuando otras muchas lo consiguieron contra viento y marea, capeando el temporal como heroínas.

Antes de que llegase la hora de la verdad, ni siquiera me lo había planteado. Te dicen que es lo mejor y, por supuesto, te dices que sí, que lo vas a hacer… (¿Cómo no voy a hacerlo si es lo mejor?). Nadie te pone realmente en antecedentes. Hay una especie de ocultismo vergonzante al respecto. Ni libros, ni artículos, ni foros sacan a relucir todos los inconvenientes y dificultades que te puedes encontrar. Al menos, no con sinceridad. Así que voy un poco a ciegas, descubriendo los baches con las caídas, que no son pocas ni leves: heridas, grietas, infecciones, fiebres, pinchazos, contracturas, tensión, estrés, lloros, crisis nerviosas… y hasta un cólico nefrítico.

La causa de mi estupor, la actividad a la que me estoy refiriendo es el apasionante asunto de la lactancia materna. El tema de dar la teta, vaya. Qué idílicas se ven las imágenes de tiernos bebés sorbiendo de los senos de sus madres sonrientes… Me pregunto si serán fotomontajes o actrices bajo los convenientes efectos de la morfina…

La primera en la frente: las críticas a tus melocotones… Esos montículos carnosos que hasta ahora sólo eran objetivo de miradas lascivas y causa legítima (y orgullosa) del incremento de la libido de esos maravillosos seres de tres patas, pasan a tener otra función… Ya no son peras, son mamas y su único fin es el de proporcionar comida. Así, están bien o no en la medida en que cumplan o no su razón de ser. Resulta que las mías no eran buenas. Hay que joderse, ¡qué chasco! Años escuchando que son manjares y era mentira. Pezones inservibles que desesperan al recién nacido que no acierta a sacar nada de ahí…

Una vez que empiezas a descubrir la realidad de la cosa del mamoneo, te lanzas a consultar diferentes fuentes y ya es cuando acabas de volverte loca del todo… La matrona te dice que intentes programar las tomas y el pediatra lo contrario, que a demanda. A la primera herida escuchas de todo: “un poco de la leche de ese mismo pecho ayudará a que cicatrice”; “el niño lo hace y el niño lo cura -con su propia saliva-“; “lo mejor es el Purelan”; “nada, nada… déjate de cremas, lo que tienes que hacer es meterte al bebé debajo del sobaco y meterle bien el pezón en la boca”; “un remedio infalible es envolverte las tetas en hojas frescas de col orgánica”; “déjate los pechos al descubierto y que se sequen al aire”, “a mí me fue muy bien el jabón Lagarto”, “que no, que no: el de glicerina, mano de santo” …Y así ¡hasta el infinito y más allá!

Pero las grietas no se curan. Y cada vez que llega la hora de que la criatura mame, me echo a temblar. Me lo engancho, diciéndome para mis adentros que soy como hay que ser, una madre sufrida y abnegada, con capacidad de sacrificio, pero veo las estrellas. El bebé me desolla los pezones mientras lloro como una condenada de puro dolor. Una hora después de que el niño me haya soltado todavía tengo pinchazos… y el bebé ya está pidiendo de nuevo.

“Esto son los primeros días, mujer”, me decían al principio. “Las primeras dos semanas, que son muy duras”, me dijeron al superar los siete días iniciales. “Mentalízate. Es que el primer mes es así, pero luego se pasa”… Así que me armo de valor y sigo adelante hasta que, para colmo, descubro que los llantos entre tomas de mi hijo no eran por gases, si no de pura hambre. Mi leche no le sacia, como descubro al primer biberón que le endosa su padre y que le deja tranquilo y feliz.

En esa insistencia a ultranza en la bondad de la leche materna, en ese afán por ocultar todos los problemas que acarrea y por convencerte de que sigas con la teta caiga quien caiga hay desinformación y fundamentalismo. El germen de la involución. Dar el pecho puede ser estupendo, pero también puede ser muy duro y e incluso llegar a ser esclavizante para la madre. Nadie habla de las ventajas del biberón que, entre otras cosas, permite al padre mayor participación en la crianza de bebé (alimentación incluida), que no tiene porqué ser exclusiva de las madres. Muchos de los hombres que conozco no quieren limitarse al antiguo rol de cabeza de familia. Compartir roles es la base de la igualdad de sexos, y estas nuevas corrientes tradicionalistas radicales pueden ser manejadas fácilmente por sectores contrarios.


67 respuestas a “Me caguen la leche (por Isa)

  1. Que bien leer tu post! Estoy completamente de acuerdo ser madre o padre se demuestra en muchísimos aspectos de la vida de los hijos/as y uno fundamental es que sus padres sean felices sin remordimientos, con biberón o con teta, para que asi ellos aprendan también a ser felices sin reservas!

    Me gusta

  2. si es verdad mi mujer realiza una lactancia mixta, pero buscamos la forma de poder ahorrar, estamos probando carritus.com para comparar donde comprar mejor y + económico, que de momento nos gusta, y así poder seguir dando el máximo posible de lactancia.

    Me gusta

  3. Se me pasó esta entrada del blog y aunque sea tarde Isa te diré que no sabes como te entiendo, la misma entrada podría haberla escrito yo. Al final pasé de todo lo que me decían y tire por la calle del medio, lactancia mixta pero con pezoneras y no me arrepiento para nada, la pena que en cuanto me incorporé al trabajo, despues de 16 semanas, le retiré la teta, lo vi imposible trabajando. Si tuviese otro hijo (que no va a ser el caso), haría lo mismo, a mi rollo y lactancia mixta, tiene las ventajas de lo uno y de lo otro

    Me gusta

  4. A mí no me pareces egoísta, si te sirve. Dar el pecho tiene que ser algo que satisfaga a los dos, y si una de las partes no está a gusto, me parece más honrado dejarlo. Ahora mismo no creo que seas una persona desinformada. Así que me parece que no hay que machacar más, una vez que está la decisión tomada.

    No sé… yo con mi primera hija tuve una experiencia parecida y acabé hasta el gorro de la gente que me daba consejos que no había pedido. Que una vez había decidido dejarlo, no paraban de darme la brasa con que siguiera, que hiciera esto, lo otro y lo de más allá. No lo digo por los comentarios en tu blog. Es por lo que percibí yo, al final tanto consejo bienintencionado tocaba bastante las narices porque lo percibía como algo agresivo. Había tomado una decisión adulta y responsable, ¿por qué leches tanta gente metiéndose donde no les llamaban?

    Con la segunda me faltó el canto de un duro para no intentarlo siquiera. Acabé tan hasta las narices de todo el mundo que no tenía ninguna gana. Al final, lo intenté con bastante menos entusiasmo que la primera vez, básicamente porque era lo mejor (que eso es algo obvio, no discutible) etc. Pero me prometí a mí misma que no pensaba sufrir con el tema. Pues, tócate las narices Maripili, que aquí estamos con mi hija que hace un año dentro de 5 días y mamando como una mamona cuatro o cinco veces al día todavía.

    He estado en los dos lados: de madre con una lactancia de medio-larga duración (y lo que nos queda) y madre de lactancia mixta. Y te puedo asegurar que en mi caso al menos, era peor visto que diera el bibe que ahora que me saco la teta donde me pilla. Es simplemente mi experiencia, no algo extrapolable al resto. Así que si lo has decidido, alabado sea el señor. Desde luego, mejor un biberón de una madre tranquila y amorosa, que una teta de una madre que sufre por el tema. Es mi opinión. No te des mal, siempre habrá de todo en esta vida.

    Besos

    Me gusta

  5. Madame Bovary, me alegro de que te haya relajado leer mi post… a mí me relajo mucho escribirlo 🙂 ¡¡No al dolor!!

    Irene, estoy completamente recuperada y mi hijo está sano y feliz, como yo. Un beso fuerte.

    no sabes lo que valoro tu opinión, elhombreamadecasa 🙂 tú sí que eres honesto y valiente con tu comentario! jajajaja

    Me gusta

  6. Me ha gustado mucho esta entrada. Me parece valiente y honesta. La lactancia materna está bien pero no si es motivo de angustia. Si hay que dar biberón se da y no pasa nada. Hay mucho misticismo alrededor del asunto. Y el misticismo no es bueno.

    En otro tono, diré que como padre prefiero la lactancia materna porque frente al biberón tiene una serie de ventajas: no hay que hacer turnos, uno no puede dar el pecho así que sigue durmiendo sin sentimiento de culpa.

    Me gusta

  7. Isa, de nada. Yo sufrí mucho con mi complejo de culpa debido a la cesárea de Ana durante mucho tiempo. Lo pasé fatal. Enfrentarme al sentimiento tampoco fue fácil, pero hoy sí que puedo decir que leer cosas como “nacer por cesárea es perjudicial para la salud”, cosa que es desgraciadamente cierta, no me causa más esa sensación. Me han llegado a decir lo típico de “¿me estás llamando mala madre porque mi hijo ha nacido por cesárea?” Claro, como mis dos hijas han nacido así…xD. Empaparse de información es lo mejor, te abre los ojos a muchas cosas que se dan por hechas. Mi maternidad ha sido muy muy accidentada, pero mejor te lo contaría tomando un café que por aquí :P. Lo dicho, para lo que quieras ando por ahí.

    Un beso y espero que al menos la mastitis esté resuelta.

    Me gusta

  8. hola!
    acabo de descubrirte y de verdad que no sabes que relajo leer tu post.
    tengo pavor al dolor, no lo soporto, y creo que seguiré sin aguantar a la gente que sabe de todo.
    mi idea es dar pecho hasta que pueda, pero si me duele, creo que le daré leche de mentirijillas y listo!!!
    o acaso, con sufrir el embarazo y el parto no somo susficientemente madres abnegadas y sufridas???
    un beso

    Me gusta

  9. Anónimo, pero no puedes tacharla de egoísta porque no conoces sus circunstancias. De verdad, creo que tú fuiste muy valiente, ni se me pasa por la cabeza pensar que eres una mártir, pero no sabes, tal vez tuviste esa pizca de apoyo o de fe o de lo que sea que Isa no tiene. Los beneficios de la leche materna no se discuten, pero no se puede juzgar a la gente, porque uno desconoce sus circunstancias.

    Isa, creo que anónima tiene algo de razón en enfadarse. Porque a ella le funcionaron los trucos te los cuenta, por si a tí te sirven. Simplemente es, como yo, otra mujer que se siente feliz por haberlo conseguido. Y algunos comentarios, como este último, son bastante descalificatorios además de hirientes. Además de no aportar nada.

    Te cuento. Mi primera lactancia empezó de forma espantosa, seguramente muy parecida a la tuya. Probé de todo y al final para mi maravilla el problema se resolvió solo. Ni soy sufridora ni soy abnegada, probablemente sólo sea más cabezona que tú, lo que para muchas cosas no es ninguna virtud. La segunda empezó aún peor, una relactación es algo bastante duro, te diré que lo hice por puro egoísmo, sólo de pensar que no podría darle teta a mi hija, después de haber finalmente disfrutado muchísimo con la lactancia de la mayor, me ponía malísima. Cada una es como es y sólo una sabe lo que tiene en casa.

    Lo que te digo es que lo que tienes que tener claro es que tú no has podido dar el pecho no porque dar el pecho sea un infierno o tenga muchos inconvenientes, sino porque no has contado con ayuda para resolver problemas que si se cogen a tiempo no tienen la mayor importancia. El sentimiento que tengas, sea de culpa o de lo que sea, mejor lo focalizas ahí. Porque igual un día tienes una hija y no quieres que le pase como a tí, que quiera dar el pecho, no lo consiga y se sienta mal. Los sentimientos de culpa o de lo que sea, no vienen de que otras mujeres vengan y te digan que ellas lo hicieron, el origen no es ese, eso va después. El origen es que tú quisiste y no te han dejado. Esa es la cuestión. Y no digas nada, igual tienes otro, te sale una lacancia estupenda porque la historia no tiene porqué repetirse y entonces lo que haces es cogerte un rebote y volverte una fundamentalista. Una nunca sabe, yo gritaba mucho en contra de las que hablan de cesáreas innecesarias 😉

    Me gusta

  10. Anónimo es una mujer y apostaría q es matrona o del gremio. Por supusto tb apostaría a q es soltera y entera, y q lo mas cerca q ha visto la lactancia materna es en el DVD de johnson's!

    No hay peor fundamentalista q otra mujer.

    Isa, tengo q decirte q la mitad del sentimiento ese retorcido de 'mala madre' q seguramente sientes (como el mío y le di la teta 9 meses) es por culpa de las hormonas!
    En cuanto te regules, verás como las cosas se van viendo de otro color.

    Me gusta

  11. En fin, Irene por supuesto que agradezco la ayuda que me han intentado prestar y todos los consejos… Estamos de acuerdo 🙂 Quienes me crispan son aquellos que me llaman egoísta por tomar una decisión que según veo (y creo) es la mejor que podía haber tomado.

    Me parece muy loable que haya mujeres que hayan sido capaces de seguir amamantando a su bebé superando toda clase de dificultades. Supongo que los trucos que pusieron en práctica les sirvieron. Lamentablemente a mí no.

    No me siento culpable, pero me fastidia que haya gente que intente hacerme creer que lo soy, como la amiga anónima que tira piedras (y esconde la mano). Aplicando tu propia medicina, querida anónima, ¿no crees que es un poco egoísta que siendo mucho más beneficioso para tus hijos vivir en el campo no lo hagas? ¿es que no piensas en ellos?

    Sunny, tienes toda la razón, el debate no da más de sí 🙂

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios y muestras de apoyo.

    Conclusión: Que cada una haga lo que crea que es mejor y por favor que se abstenga de juzgar y criticar lo que hacen los demás.

    Me gusta

  12. Para qué quereis que me identifique? Para tirarme piedras?? No falta hace indentificarese. No pretendo crear escuela. La naturaleza no crea seres estúpidos. Esos seres son los que por sí mismos se encargan de ello.

    Me da pena, que personas como vosotros tengais la poca vergüenza de calificar de “talibanes” y “fundamentalistas” sin mencionar eso de que “hacemos proselitismo del martilio maternal” a aquellas personas que, como yo, que han hecho uso de algo como “libertad de expresión” simplemente defendiendo la postura contraria. No creo, en un principio, haber atacado directamente a nadie, haciendo uso grosero y duro de la palabra. Es más, como yo TAMBIÉN SUFRÍ lo que dice sufrir Isa y en un primer momento quise dar una oportunidad a la lactancia, no opine por opinar, sino que le di una serie de consejos que a mi me sirvieron de maravilla. Todos os habeis sentido atacados y ofendidos al presentar una postura opuesta a la vuestra, hecho para mi incomprensible. Habeis demostrado ser intolerantes e irrespetuosos y teneis el valor de llamarme “talibana”.

    Oigan, defensores y amantes de lo artificial, si teneis tan claro que haceis lo correcto, por qué ese sentimiento de culpa?? Yo desde luego, no lo tengo.

    Iván,,, Me habría encantado poder vivir como me lo describes, de veras!

    Con deseos de pocos cólicos, diarreas, otitis, bronquiolitis…
    Un saludo a todos.

    Me gusta

  13. Isa,que no te quepa duda que has hecho lo mejor para tí y PARA TU BEBÉ, pues seguir dando la teta en esas condiciones supondría malestar para él estando tú mala, dolorida , estresada, etc,etc.
    Yo ya hubiera cerrado este debate.
    Besinos

    Me gusta

  14. A mí también me da mucha pena que Anónimo no se identifique. Debería ser un modelo que todos siguiéramos. Además de darle su leche para proporcionarle anticuerpos y evitar que enferme como le ocurrirá a mi hijo, alimentado con biberón, supongo que se habrá ido a vivir al campo, que ya se sabe que la contaminación puede reducir la vida de las personas hasta varios años (en el caso de su bebé igual algo menos gracias a todas las defensas que tiene). Allí cultivará su propio huerto, porque los pesticidas de los productos actuales producen cáncer, además de criar su propio ganado, digo yo que nunca le dará carne hormonada. Y aunque viva aislada en el campo, no tendrá coche, que contribuye al calentamiento global, y como sigamos así nuestros retoños no cumplen los cincuenta. El móvil también lo tiene descartado, que aunque hay estudios que dicen lo contrario, otros demuestran que producen alteraciones en el organismo. Y estas son sólo algunas cosas de las que hace por mera coherencia, a ver si va a ser una súpermadre de la lactancia y luego la va a fastidiar en el futuro. Chicas, esto ya es abnegación y única y exclusivamente lo mejor para toda la vida. Por favor, identifícate, que tenemos mucho que aprender de ti. Sólo hay una cosa que no me encaja de lo que dices, si la naturaleza es sabia, cómo habrá creado seres tan estúpidos como nosotros.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s