Reflejo (por Isa)

El agua me llegaba por la cintura. No estaba muy fría, pero aún así notaba como los dedos de los pies habían perdido su autonomía, agarrotados en bloque dentro de las zapatillas que pesaban como dos piedras cada vez que tenían que emerger del lodo. En cambio, la hebilla del cinturón, gruesa y metálica, se había vuelto ingrávida pero me quemaba el vientre como un hielo, y los pantalones se habían pegado al cuerpo como una segunda piel rugosa y anfibia.


Seguí avanzando despacio hacia la orilla, que parecía alejarse de mí. Volví la cabeza, la otra orilla quedaba más lejos aún pero todavía se escuchaban nítidos y potentes los ladridos de los perros salvajes. La corriente había arrastrado al más intrépido y, afortunadamente, los demás habían decidido no seguirle. 


Me dolían los brazos de llevarlos en alto, sujetando mi mochila sobre la cabeza, cuando divisé una figura humana a lo lejos. “¡Socorro!” grité con energía. Pero las sílabas se quedaron dentro arañándome la garganta y de mi boca no brotó ningún sonido. “¡Eh! ¡¡Ayuda!!” -volví a intentar en vano, mientras me bamboleaba intentando llamar la atención de aquella sombra.

Aún no sé cómo, conseguí alcanzar la tierra. Tiritaba. Febril y exhausta, arrojé la mochila sobre la hierba y me dejé caer encima. Intenté captar los tenues rayos de sol que aún quedaban para recobrar la temperatura corporal. Debí quedarme dormida y al despertar, la cabeza me martilleaba como en una resaca antológica y el cuerpo me ardía. Me levanté y comencé a caminar con las zapatillas rígidas por el fango reseco.

Noté movimiento entre los árboles. Me pareció ver otra vez la silueta que había visto desde el río. Aceleré el paso y grité “¡Eh, hola, espera!”. Ahora sí se escuchó. Parecía una chica, el pelo liso castaño sobre los hombros, vaqueros, camiseta… Huía. “Espera, por favor, no sé dónde estoy”. Se detuvo, de espaldas a mí y dejó que me acercara. Tenía mi estatura. Le toqué el hombro y se volvió mostrándome su rostro, el mío, aterrorizado al reconocerse en mí. Gritamos. Pero esta vez nadie, salvo nosotras mismas, nos pudo escuchar.


6 respuestas a “Reflejo (por Isa)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s