Mi reencuentro con el deporte (por Chelo)

Yo cuando era más joven hacía un montón de deporte. En mis años de universidad, jugaba en un equipo de futbol 7 y en otro de balonmano, iba a correr casi a diarío, de vez en cuando me dejaba caer por las clases de aeróbic que daban gratuitamente en el Colegio Mayor donde vivía… vamos, un no parar. Me gustaba hacer deporte, en solitario y en equipo, me sentía bien, por dentro y por fuera.
Cuando dejé la universidad y el acceso a todo lo anterior me apunté a un gimnasio y allí estuve una buena temporada.

Pero un día, hace unos 8 años, me borré del gym. Y nunca más. Me borré porque me quedé embarazada de mi hija mayor y decidí que mejor aplazar las actividades deportivas por un tiempo. Por una cosa o por otra, casi siempre alegando falta de tiempo, he pasado estos años de letargo deportivo sin mucha preocupación sobre el tema, tampoco os voy a engañar.

En enero abieron un ginmasio nuevo al lado de mi oficina. Qué tentación. Todo se veía tan reluciente, tan nuevo, tan vacío, los monitores lucian tan bien... Dos minutos entre mi mesa del despacho y las bicis elípticas. Nos juntamos un grupo de compañeros entre mi oficina y la de al lado y nos apuntamos en masa, como si no hubiera un mañana y con la consiguiente negociación de tarifa. Encima nos salía “barato”.

Y así empecé de nuevo a prácticar deporte. Hago muchas cosas según el día, los horarios de las clases y lo que me apetezca: tonificación, ciclo, máquinas… pero el gran descubrimiento ha sido el pilates. Varias amigas hacen pilates hace años y siempre hablan de lo bien que les va y de lo estupendamente bien que les sienta. Y ahora sí, puedo decir que el pilates mola, pero en contra de lo que piensan los que no lo han practicado nunca, en pilates se sufre.

El primer día casi vomito. No exagero. Tantos años sin hacer nada y sólo a mi se me ocurre tomarme unos macarrones con tomate media hora antes de la clase (al ginmasio voy al medio día). A cada flexión sentía subir los macarrones por mi garganta, casi me da algo. Nunca hubiera pensado que este deporte ejercitara tanto los músculos. El segundo día me dió un mareo que casi me caigo por las escaleras camino al vestuario. Claro, decidí no comer y desde el café de las 7:30h mi cuerpo sintió la falta de azucar a la segunda abdominal. Qué sufrimiento por Dior.

Ahora ya llevo un par de meses y procuro no faltar, incluso empiezo a manejar terminos muy chungos como el “powerhouse“. La madre que parió al dichoso powerhouse. Cuando ya te piensas que vas controlando la respiración un poco y no te ahogas tanto, la monitora te sale con esto del centro de poder. A mi a veces cuando en mitad de la clase están en una postura imposible y nos sale con “y ahora activar el powerhouse” solo se me pasan por la cabeza frases del tipo “¿Y tu madre qué tal?” “¿Has venido follada desayunada?”. Eso o partirme de risa, que fue lo que me pasó el primer día que lo escuch. Ay! qué risas…

Pues nada, ya os he contado mi reencuentro con el deporte ¿qué si mola estar en forma? Pues todavía no lo se, pero ya os lo contaré dentro de unos meses…

 


13 respuestas a “Mi reencuentro con el deporte (por Chelo)

  1. Yo es que no tengo voluntad ninguna. Ni en el gimnasio, ni en casa, ni en ningún sitio… De jovencilla bailaba pero después de dejarlo me dediqué al sedentarismo o, como a mí me gusta decir, a la vida contemplativa (por aquello de que contemplo cómo me crece el pompis…). Besotes!!!

    Me gusta

  2. Gooԁ daу! I knοw this is kinda off topic nеvertheleѕs I'd figured I'd ask.
    Would yοu be interested in trаding links or maybe gueѕt ωriting
    a blog artiсle or vіce-versa? My blog goes over a lot of the sаme subϳects as уours and I think ωe could greatly benefіt
    from each otheг. If you aгe intеrestеd feel freе to
    sеnd mе an email. Ι look foгward to hearіng
    fгom уou! Fantaѕtіс blоg
    by the way!

    Also visit my web page http://www.corridorconnector.org

    Me gusta

  3. jajajaja los deportes en equipo molan Isa y molan mucho más las cañitas que te tomas después de los partidos comentando las jugadas 🙂

    reconozco que Ana y tu habéis sido muy buenas influencias para que tomara la decisión de lanzarme con el Pilates y no sabes cómo os lo agradezco

    Muack!

    Me gusta

  4. Pues mira, me alegro de que el post te haya hecho repensarte lo del deporte, que es algo que siempre suma 🙂
    Reorganizarse es muy complicado y yo tengo que decir que si no me lo hubieran puesto tan fácil (tengo para comer de 14h a 15:30h y las clases son a las 14:30h a dos minutos de la oficina) no hubiera vuelto.

    Nunca es tarde, ya sabes, empieza a mirar gimnasios, proximidad, clases, precios… seguro que algo te encaja.
    beso!

    Me gusta

  5. A mi el senderismo me encanta, pasear por el monte o por vías rurales, rutas… lo hemos retomado a nivel familiar ahora que las niñas ya aguantan bastante, porque cuando andaban poco era un poco infernal y estoy encantada.

    Me gusta

  6. Hola Chelo, me siento tan identificada con tu post de hoy…. yo descubrí el pilates hace dos años y estoy enganchadisima, toda una religión para mi como dice Isa, se sufre mucho pero sienta fenomenal. Ahora estoy introduciéndome en el mundo de los abdominales hipopresivos, ya os contaré…

    Me gusta

  7. ¡Cuánto me alegro de haberte captado para la secta Pilatera! Esa y la del Thermomix son las religiones del siglo XXI 😉
    Yo reconozco que soy una mujer de acción. No me gusta estar parada… así que cualquier actividad física me motiva, salvo los deportes de equipo, que no me molan nada (aunque en mi CV ponga otra cosa jajajajaja)

    Me gusta

  8. Qué envidia!! qué envidia, qué envidia (¿te lo había dicho?) jejeje.
    Yo estuve 3 años haciendo pilates y lo adoro y sí, se sufre, pero recompensa tanto. Estuve 3 años sin dolor de cabeza, sin tensiones, sin crujidos de articulaciones, sin cansancio al finalizar el día. Los recuerdo como la mejor época física de mi vida. Y fue tener a mi peque y me pasó igual. Muy mal por mi parte, pero a veces, reorganizarse la vida tras dos embarazos, es harto complicado!! Sin embargo, algún día (espero no muy lejano) lo retomaré (que me has dado envidia, jeje)

    Me gusta

  9. Pues no he probado el Pilates y debo ser de las pocas. Por diferentes motivos, pero en general los gimnasios me agobian. Me he apuntado y siempre abandonaba, así que no creo que vuelva. Sólo disfruto montando en bicicleta en plan tranquilo y nadando. Hace mucho que no hago senderismo, que sería otra opción al aire libre perfecta, pero con buen tiempo, claro.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s